El Fiscal pide año y medio de prisión por alterar datos médicos para cobrar más indemnización en Valladolid

Todo fue a raíz de un accidente de circulación hace cuatro años. El juicio se celebrará este miércoles 14 de septiembre.

La Audiencia de Valladolid celebra juicio este miércoles, 14 de septiembre, contra un hombre, Daniel O.V, como presunto autor de la alteración de distintos informes médicos en el Hospital Clínico Universitario, con el fin de cobrar una mayor indemnización con motivo de un accidente de circulación sufrido en 2012.

 

En su escrito de calificación provisional de los hechos, el Ministerio Fiscal considera que el procesado cometió un delito de falsedad en documento privado en concurso con otro delito de estafa procesal en grado de tentativa, con lo que solicita para él una pena de un año y medio de prisión, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

El acusado, víctima de un accidente de tráfico ocurrido el 14 de septiembre de 2012, presentó denuncia contra el conductor del vehículo contrario y su aseguradora, Mapfre, que se tradujo en la instrucción del correspondiente juicio de faltas.

 

La acusación pública sostiene que el denunciante, con el propósito de obtener una mayor indemnización derivada de las lesiones sufridas, presentó diversos documentos médicos que previamente había alterado.

 

Así, el día 24 de julio de 2012 recibió un informe médico diagnóstico en el que, como conclusión final, se hacía constar que no se identificaban hallazgos significativos en el nervio óptico derecho, si bien el procesado, tras escanear el documento y convertirlo en word, modificó la misma en el siguiente sentido: "Identificamos hallazgos significativos en el nervio óptico derecho".

 

INFORME MUTILADO

 

De igual modo, y con idéntico objetivo, siempre según la tesis del fiscal, el día 6 de marzo de 2013 Daniel O.V. recibió otro informe médico del Servicio de Neurología del Hospital Clínico Universitario compuesto por tres folios, aunque eliminó el tercero de ellos relativo a exploraciones complementarias y la evolución del paciente, dado que su contenido no favorecía sus intereses.

 

El informe mutilado se lo entregó a un perito para que elaborara su informe, obviando a este profesional detalles cruciales como que no se habían detectado anomalías en el estudio craneal, así como que tampoco se había podido confirmar una estenosis de la carótida intracraneal derecha reclamada por el procesado y que venía a justificar los más de 390.000 euros solicitados de indemnización.

 

Aunque el juicio de faltas concluyó en sentencia absolutoria en el Juzgado de Instrucción número 3 de Valladolid, ya que Daniel O.V. renunció al ejercicio de las acciones penales y se reservó las acciones civiles, el acusado formuló con posterioridad demanda de juicio ordinario para reclamar a la aseguradora la referida suma.

 

Sin embargo, en el transcurso de la tramitación de la demanda recaída en el Juzgado de Primera Instancia número 7 se descubrieron las alteraciones y mutilaciones que el procesado, supuestamente, había realizado en los informes médicos.

Noticias relacionadas