El fichaje de un base, objetivo prioritario del Club Baloncesto Valladolid

El rendimiento y la actitud de Jason Rowe aceleran los movimientos en unclub que busca dinero y jugadores para un recambio que refuerce esa posición.

El partido ante el Laboral Kutxa fue el último episodio. Jason Rowe se anuló por completo y su nula aportación, unida a una actitud impropia de un profesional, aceleran el deseo de cambio en el Club Baloncesto Valladolid. 

 

La maquinaria que se puso en marcha durante el parón de la Copa del Rey y, posteriormente, se quedó parada por falta de recursos económicos, se ha puesto en marcha de nuevo para buscar un base como objetivo prioritario. El CB Valladolid quiere reforzar la posición de base para complementar la aportación de Pepe Pozas y trasladar a Vilhjamsson al puesto de escolta asumiendo que Suka-Umu no va a jugar más y se espera una solución esta misma semana para su salida definitiva de la plantilla.

 

El esperado dinero no ha llegado todavía, pero el club viene trabajando desde hace un mes en una operación que puede aportar cierto alivio a sus cuentas. Pendiente de la firma, pero todavía sin firmar, esta operación servirá para pagar nóminas pendientes y disponer de un escaso margen de maniobra con el objetivo de retocar la plantilla.

 

Los técnicos buscan un jugador que pueda hacer las posiciones de base y escolta, con perfil anotador. En esa línea están trabajando para buscar algo que pueda ayudar a potenciar el equipo en el tramo final de la temporada con el anhelo de eludir la última plaza de la clasificación como nuevo objetivo deportivo.

 

Sobre un recambio para el pívot, de momento más cautela. Primero por la falta de dinero pero también influye la actitud tanto de Haritopoulos como de Sinanovic, muy diferente a la mostada por Rowe.