El ferretero de la calle San Luis de Valladolid murió quemado y por los gases

El resultado de la autopsia ha sido remitido a la juez del caso, que ha dictado auto para seguir las diligencias por el procedimiento de jurado popular.

La autopsia practicada al cuerpo de Daniel G.R, el ferretero jubilado de 64 años cuyo cadáver fue hallado calcinado el pasado día 30 de junio dentro de una bañera en su domicilio de la calle San Luis de Valladolid, ha confirmado finalmente que no murió a causa de las numerosas cuchilladas recibidas, presuntamente, de su verdugo y expareja, Jesús Guillermo M.M, sino como consecuencia de las quemaduras e inhalación de gases tóxicos producto del incendio posterior provocado por el imputado.

 

El resultado de la autopsia ha sido ya remitido a las partes por la juez de Instrucción número 6, que ha dictado además auto por el que se acuerda seguir el caso por el procedimiento de jurado popular por un posible delito de homicidio, en respuesta a la comparecencia celebrada el pasado día 25 de septiembre en la que se concretaron los hechos.

 

En el referido auto, al que tuvo acceso Europa Press en fuentes jurídicas, se da igualmente luz verde a distintas pruebas, fundamentalmente de tipo médico sobre el estado mental del presunto homicida, y una serie de testimonios, como los que prestarán el próximo día 16 de octubre dos agentes de la Policía Nacional que acudieron al escenario del crimen, un 3º C sito en el número 18 de San Luis, y el médico que había tratado al detenido, de 53 años.

 

En cuanto a las causas concretas del óbito de Daniel G.R, natural de Roa (Burgos), la autopsia confirma que éste recibió hasta un total de trece heridas por arma blanca, seis de ellas en la zona del abdomen, otras tantas en la espalda y una en el brazo, sin que ninguna de ellas afectara a órganos vitales, pero que el desencadenante de su muerte por  fueron las quemaduras térmicas y la inhalación de gases tóxicos sufridos cuando aún estaba vivo y en estado de shock traumático-plasmorrágico.

 

Su cadáver fue localizado en la bañera de su domicilio cubierto de maderas y otros materiales a los que, presuntamente, prendió fuego Jesús Guillermo M.M. con el uso de un disolvente.

 

Este último, con antecedentes psiquiátricos y que fue hallado en el escenario del crimen, sufrió además importantes lesiones por quemaduras e intoxicación por humo que le afectaron a la tráquea y mantuvieron hospitalizado en el Universitario Río Hortega. Una vez restablecido, se acogió a su derecho de no declarar.

 

Se da la circunstancia de que los agentes localizaron en la bañera varios cuchillos, uno de ellos de cocina correspondiente a un juego que el detenido tenía en su domicilio.