El FC Barcelona Lassa se hiela en Moscú

Con la puntuación media más alta de la competición, el CSKA demostró de nuevo que tiene un potencial ofensivo inacabable ante el que sucumbió el equipo de Pascual.

 

FICHA DEL PARTIDO

 

CSKA MOSCÚ: Higgins (20), Fridzon (6), Kulagin (10), Nichols (3), Lazarev (6) --cinco inicial--; Teodosic (16), Jackson (-), Vorontsevich (16), Higgins (20), Kurbanov (4), Hines (12).

  

FC BARCELONA LASSA: Satoransky (-), Navarro (16), Perperoglou (11), Doellman (14), Tomic (3) --cinco inicial--; Ribas (3), Lawal (4), Abrines (12), Vezenkov (7), Samuels (9), Oleson (3).

  

PARCIALES: 28-29, 26-17, 22-13 y 17-23.

  

ÁRBITROS: Lottermoser (ALE), Javor (SLO) y Pastusiak (POL). Eliminaron a Ribas en el FC Barcelona Lassa y expulsaron a Navarro en el FC Barcelona Lassa por dos técnicas.

  

PABELLÓN: Megasport Arena, 11.783 espectadores.

El FC Barcelona ha perdido este jueves en el Megasport Arena del CSKA Moscú (93-82) en la tercera jornada del 'Top 16' de la Euroliga, en un partido en el que aguantó muy bien el primer asalto pero en el que fue de más a menos sucumbiendo ante la fuerza y el gran acierto de los rusos, que al final acabaron arrollando a los de Pascual igual que hicieron contra el Real Madrid en la jornada anterior, demostrando que son prácticamente imparables en su pista.

  

Con la puntuación media más alta de la competición, el CSKA demostró de nuevo que tiene un potencial ofensivo inacabable y eso que, finalmente, fueron baja el base De Colo y el pívot Freeland. Lejos de echarles en falta, jugadores menos habituales como Dmitry Kulagin (10 puntos) o Cory Higgins (20) dieron un pase al frente para compensarlo.

  

El triple ruso fue una arma letal para los blaugranas. Los locales acabaron con 16 triples, cuatro más que un Barça que igualmente estuvo muy fino desde lejos, pero que no tuvo la frescura necesaria para aguantar el tipo en un duro e intenso combate con el CSKA. Además, la expulsión de Navarro por recibir dos técnicas en el tercer periodo fue el detonante de la desconexión catalana antes de tiempo, pues con 16 puntos estaba siendo el mejor.

  

Tardaron en reponerse de ello los de Xavi Pascual, y lo pagaron en exceso. El primer cuarto fue blaugrana (28-29), en un periodo en el que el Barça llegó a perder de 8 puntos pero el buen hacer de Navarro, precisamente, y el acierto en triples les llevó a hacerse con él. Un primer periodo que fue eléctrico y de gran acierto por ambas partes, con aspiraciones de superar los 100 puntos en ambos lados.

  

No fue así, y es que ese rozar la perfección no duró demasiado. Sí se acercó a ello un CSKA que volvió a incrementar su media anotadora, no un Barça que se quedó sin energía, sin envite. Eso sí, cuando el CSKA había aumentado su máxima diferencia hasta los +19 puntos, nada más empezar el último periodo, el Barça no se resistió ni se conformó con ello y por lo menos luchó por recortar la diferencia, hasta los 11 puntos finales.

  

Abrines tomó el relevo de Navarro en el ataque blaugrana, llegando a situar al Barça a 10 puntos (80-70) en el tramo final, pero no pudieron los visitantes acercarse más. No lo permitió Milos Teodosic, enorme en la dirección del juego ruso y que acabó con 16 puntos, aunque a quien no pudieron frenar los blaugranas fue a Cory Higgins, autor de 20 puntos. Venían los de Pascual de ganar al Khimki, pero no pudieron repetir hazaña ante el vecino 'gigante' de Moscú.

 

EXPULSADO NAVARRO, EL BARÇA 'OFF'

  

Una de las acciones controvertidas del partido fue la expulsión del capitán blaugrana, Juan Carlos Navarro, al ver dos técnicas. La primera de ella, muy discutida, llegó por entender los árbitros que había hecho 'flopping' al exagerar una falta recibida. La segunda, por protestar reiteradamente al árbitro incluso haciendo el gesto de la técnica. La vio y se fue al vestuario, siendo como había sido el mejor del Barça en la primera parte.

  

Sin Navarro, sin ese referente, el Barça se desconectó y se fue del todo del partido. Si el CSKA había demostrado que a la que los blaugranas bajaban el pistón estaban listos para matar, tras esta acción sucedió esto y de forma más clara.

  

Hasta que los de Pascual no reaccionaron y aumentaron su fortaleza defensiva, pasó tiempo y llegaron canastas rusas hasta una máxima de +19 puntos para los locales. Una pequeña reacción final ajustó las cosas, pero sin más éxito que ese. Segunda derrota del Barça, que se pone 1-2 antes de visitar al Real Madrid.