El extraño y repentino celo de la Diputación por la limpieza de papeles y discos duros

Máquina de destrucción de documentos.

¿Coincidencia, decisión oportuna o limpieza rutinaria? Los extraños movimientos de los últimos días en La Salina y sus dependencias, la aparición de una máquina para destruir papeles o el mantenimiento de equipo informáticos disparan los comentarios...

Un acto público en el que el propio presidente y el diputado del área bajo sospecha anunciaban el descubrimiento de casos de corrupción y el inmediato cese de los responsables sería suficiente para despejar dudas sobre la transparencia y compromiso de la Diputación con la regeneración política y el buen hacer. Seguro que eso es lo que pensaron los ideólogos de la rueda de prensa con la que el pasado viernes Iglesias y García Sierra creyeron conjurar los riesgos de una denuncia en ciernes del PSOE. Sin embargo, nada ha salido como esperaban. Los socialistas amenazan con ir también a la Fiscalía, pero no con unos pocos papeles, sino con una Biblia de contratos sospechosos; los sindicatos están que trinan porque, por una vez, piden los expedientes disciplinarios que la Diputación acostumbra y que ahora les niega; y hasta los señalados se ponen 'rebeldes' y de largarse, nada de nada si no hay orden oficial.

 

Lo último puede ser un episodio controvertido que pondría en entredicho la voluntad pública de la Diputación de facilitar todos los documentos necesarios y que dejaría en evidencia una intención mucho menos transparente. Eso o un ejemplo de rigor con el expurgo de papeles y el mantenimiento informático. Se trata de los extraños movimientos que se han produdico en La Salina desde el viernes relativos al tratamiento de la información. ¿Si tienen algo que ver con la trama de contratos irregulares en la Diputación? Quién sabe... pero si la Fiscalía necesita algo de lo que La Salina ha 'descartado' en los últimos días quizás el equipo de Gobierno no pueda cumplir con su encomiable voluntad de facilitar el trabajo judicial.

 

Los siempre malpensados informadores de esta TRIBUNA Indiscreta avisan de la inquietante presencia de una de esas máquinas trituradoras de documentos en uno de los patios de la ilustra sede provincial. Aparato que no habría parado de funcionar 'a toda pastilla' desde el viernes. Seguramente será una coincidencia, porque ese mismo día Iglesias y su vicepresidente dijeron haber entregado un informe y todos los expedientes sospechosos a la Fiscalía... o quizás no fueron todos. Pero no se preocupen, porque si faltan los puede aportar el PSOE, que tiene copias de muchos...

 

Lo que será más difícil de recuperar será otra información, no en formato físico, sino que habita en la memoria de los equipos informáticos. Los informadores de este indiscreto plumilla no se pueden quejar de falta de entretenimiento y alertan de un segundo y extraño movimiento en materia de tratamiento de información. Se trata del misterioso traslado de equipos informáticos desde la sede del parque de maquinaria de la Diputación en San José. Seguramente también es coincidencia que durante muchos año el puesto de uno de los funcionarios supuestamente corruptos estuviera en este parque de maquinaria. De todos es sabido que este tipo de equipos precisa de un mantenimiento periódico que, en ocasiones, pasa por el borrado de sus discos duros cuando pasan a otros usuarios. ¿Es de malpensados creer que el equipo en cuestión ha sido sometido a un borrado preventivo? Claro que no... solo hace falta acordarse de lo ocurrido con otros ordenadores en manos del PP y en qué estado llegaron a la justicia cuando los reclamó.