El exalcalde de Cudillero descarta dimitir porque "es inocente" y se ve víctima de una "imputación de telediario"

Francisco González
Afirma que únicamente tres chiringuitos de verano pagaron vigilancia extra a la Policía Local, por recomendación de Delegación de Gobierno


OVIEDO, 1 (EUROPA PRESS)

El exalcalde de Cudillero y diputado en la Junta General de Asturias por el PSOE, Francisco González, ha descartado este viernes su dimisión tras conocerse su imputación en el caso del presunto cobro de comisiones a hosteleros por labores de vigilancia extra de la Policía Local. El parlamentario asegura que "es inocente", y se víctima de una "precondena" o "condena social de telediario".

En un comunicado, al que ha tenido acceso Europa Press, González asegura que los agentes locales únicamente realizaron labores de vigilancia extra para tres chiringuitos veraniegos, por razones de seguridad recomendadas por la propia Delegación de Gobierno. Explica que los responsables de estos estrablecimiento corrieron con los gastos para no cargar el coste al erario público.

En el comunicado, González se muestra "convencido" de su inocencia y de la del resto de denunciados que aparecen en la querella, "que como bien dice el TSJA la querella está redactada con falta de rigor y confusión", recuerda. "Es una querella política, una querella que busca una imputación de telediario, convirtiendo una condena social, en una precondena. A su juicio, el proceso busca "el descrédito social y utilizar la justicia como un arma torticera para fines espurios y que nada tienen que ver con el sentido y fin de la misma".

Según González, "los agentes que realizan sus funciones durante las Fiestas Patronales nunca cobraron dinero de los hosteleros, dado que esta es una actividad de interés público y general". "Así lo demuestra tanto las horas extras que aparecen en la contabilidad municipal, como en el escrito que en su día presentó y dio traslado a los medios de comunicación la Asociación de Hosteleros y Cudillero Turismo, donde aseguraban que nunca habían pagado los trabajos de este cuerpo, y así mismo lo certifica la Tesorera Municipal", se reafirma el diputado socialista.

Ahora bien, señala que otra cosa bien distinta "es el servicio que la Policía Local realizaba en la Villa en concepto de vigilancia y presencia policial del entorno de tres chiringuitos (bares musicales) particulares, que se ubicaban en el puerto de Cudillero con la autorización del gobierno autonómico, una vez pasadas las Fiestas Patronales durante los meses de verano".

INSTRUCCIONES DE DELEGACIÓN DE GOBIERNO

Así, explica que "siguiendo las instrucciones de Delegación de Gobierno, se acordó con ellos que debían hacerse cargo de las horas que la Policía Local realizaba fuera de su horario laboral". Dichas instrucciones establecían, según González, "que se incrementara la vigilancia y presencia de la Policía Local en aquellos espacios públicos donde se realizaban actividades que pudieran dar lugar al menudeo de sustancias no permitidas, a altercados al orden público así como a continuos deterioros en el mobiliario público, que tenían lugar por la aglomeración de gente en el entorno de estos tres establecimientos privados".

González explica que los costes de estas labores de vigilancia corrieron a cargo de los tres hosteleros mencionados, "dado que a todas luces no resultaba justo que este dinero fuera aportado con fondos públicos de todos los vecinos cuando revertían en el lucro de sólo tres hosteleros". "Nada que ver con la vigilancia y presencia policial de las Fiestas Patronales, que obviamente son de interés general, y como ya he referenciado abonaba el Ayuntamiento. Y esto es notorio y bien conocido por los vecinos de Cudillero y el propio Pleno del Ayuntamiento de Cudillero", matiza el anterior alcalde 'pixuetu'.

Aclara además que "todos los cargos por estos servicios referidos a tres chiringuitos particulares se realizaron mediante tasas por Tesorería. Es por tanto dinero absolutamente controlado". "¿Qué dinero negro se paga en las dependencias de la Tesorería Municipal, si expide un recibo a quien lo ingresa como así aporta la parte denunciante, y quien lo recibe, la Policía, que realizo este trabajo, acredita también este abono, donde está el dinero negro?", se pregunta González en la nota.

Para González, por tanto, "se trata de una denuncia torticera, que busca mezclar cuestiones que nada tienen que ver, para lograr tan solo un rédito político de descrédito hacia mi persona y hacia la que fue concejal del Ayuntamiento, Verena Prendes, atemorizar a los agentes que siguen en funciones, y dañar la honorabilidad de los que fueron Jefes de la Policía Local".