El evento pugilístico "más importante de Castilla y León" luchará contra el cáncer en Arroyo

Pedro Retuerto, presidente de la federación de boxeo de Castilla y León. A.MINGUEZA

La Plaza de Toros de la localidad vallisoletana será la sede de las finales del Open Boxing, que se celebrarán este viernes día 25 a partir de las 22:00 horas y cuyos beneficios irán para la AECC.

El deporte vallisoletano va recuperando su salud poco a poco gracias a las aportaciones de las diferentes modalidades. Este viernes 25 de noviembre el protagonismo será para el boxeo, ya que en la Plaza de Toros de Arroyo de La Encomienda se celebrarán las finales del Open Boxing.

 

"Es un torneo nacional e internacional. En el puente de Todos Los Santos se celebró la eliminatoria previa en Béjar y este viernes las finales serán en Arroyo", explicó Pedro Retuerto, presidente de la Federación de Boxeo de Castilla y León.

 

Así, el viernes, desde las 22:00 horas -las puertas se abrirán a partir de las 21:00- la Plaza de Toros cubierta de la localidad vallisoletana será el epicentro del "evento pugilístico más importante de Castilla y León y uno de los más importantes de España""Por no decir el segundo o el tercero", apuntó a eso último.

 

 

POR UNA BUENA CAUSA

 

Pero, además, no será un campeonato tradicional, ya que lo beneficios irán para la Asociación Española Contra el Cáncer. "Habíamos hablado de hacerlo hace tiempo y, finalmente, decidimos que esta es la ideal. Todos los deportes colaboran y el boxeo debe aprender y sumarse a estas causas", expresó Retuerto.

 

Aunque Retuerto dejó claro que la donación se realizará "después de que se cubran los gastos del evento""Hay que tener dos médicos, dos ambulancias, la gente está dos días y medio en un hotel, hay que pagar a los árbitros, montar, desmontar, la cartelería... Además, venimos de Béjar, que también hubo gastos", señaló.

 

Por ello, "va a depender mucho del público que vaya". "Si somos capaces de llenarlo, se llevarán hasta 20.000 o 30.000 euros", comentó. En ese sentido, Retuerto es optimista, ya que su idea es "vender entre 2.000 y 4.000 entradas", de un recinto con una capacidad máxima de "unas 4.600" personas.

 

Como en todo este tipo de eventos, la clave para que la donación sea más o menos cuantiosa estará en los patrocinadores. "Mi objetivo es llegar a 180 de 100 euros cada uno, a los que les damos dos entradas y les ponemos en las pantallas de televisión que vamos a montar. Con esos y los otros dos o tres grandes, se cubrirían los gastos y el resto de la taquilla iría para la AECC", aseguró.

 

Para que la causa resulte lo más positiva posible, el presidente de la Federación de Castilla y León trabaja duro para conseguir su objetivo. "Tengo que patearme todo Valladolid", comentó entre risas.

 

Y es que en este mundo -y en el general- todo tiene que ver con el dinero. "El año pasado hicimos en Valladolid la primera edición y en este Arroyo nos ha puesto mejores condiciones. Nos debemos, por desgracia, al tema de costes. Allí los ahorramos y es lo bueno", expresó.

 

EN AUGE

 

La realidad es que ahora, a priori, en el boxeo es más sencillo reducir esos gastos por los patrocinadores, si nos ajustamos al nivel creciente en este deporte. "Castilla y León es la campeona de España en la Copa del Rey. Ahora mismo somos una federación muy puntera", recordó el presidente.

 

En esta importante competición, Retuerto destacó a tres vallisoletanos: "Miguel Cuadrado, un peso medio con muy buena esgrima y juego de piernas; Antonio Iglesias, que para mí es de los mejores de España a nivel técnico; y Salvador Jiménez, a quien ves boxear y parece que ha salido de la escuela cubana, pero por suerte lo ha hecho de la vallisoletana".

 

Pese a que la velada se celebrará en una noche, el lío comienza el jueves. "Les recibimos un día antes para que descansen. La gente viene de Sevilla, Cádiz, Vigo, País Vasco, Madrid...", explicó. Incluso, añadió que participará "un ucraniano".

 

Las entradas se pueden adquirir "en los habituales veinte puntos de venta" y tienen dos precios: de 15 euros, para grada; y de 50 euros, para la Zona Premium. En el segundo caso está incluída una cena para disfrutar mientras el espectador visiona los combates.