El Estado registra un déficit del 3,96% hasta noviembre, por encima del objetivo para todo el año

Los ingresos tributarios homogéneos crecieron un 3,7%


MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

El Estado registró un déficit en términos de contabilidad nacional de 40.606 millones de euros hasta el mes de noviembre, lo que supone el 3,96% del PIB, por encima del objetivo del 3,80% para todo el año, debido fundamentalmente al incremento del gasto en intereses y a las mayores transferencias a la Seguridad Social, según los datos publicados este lunes por el Ministerio de Hacienda.

Este resultado es consecuencia de unos ingresos no financieros que se situaron a finales de noviembre en 111.099 millones de euros, lo que representa un incremento del 6,1% respecto al mismo periodo de 2012, debido sobre todo al aumento de los ingresos impositivos, que pasan de 62.306 millones en 2012 a 89.533 millones hasta noviembre.

Por su parte, los gastos no financieros sumaron en los once primeros meses del año 151.705 millones de euros, lo que supone un incremento del 6,8% respecto al mismo periodo del año anterior, como consecuencia principalmente del aumento de los gastos financieros y de las transferencias a la Seguridad Social, que crecen un 15% y un 24,9%, respectivamente.

En términos de caja, el Estado registró un déficit de 37.708 millones de euros, cifra superior en un 35,9% a la registrada en el mismo periodo del año anterior. En términos de PIB, representa el 3,67%, porcentaje superior en 0,97 puntos al del año 2012.

Por el lado de los ingresos, Hacienda destaca que los ingresos tributarios, en términos homogéneos y en contabilidad de caja, crecieron un 3,7% hasta noviembre, reflejando la mejora de la economía española en la última parte del año.

CAE LA RECAUDACIÓN POR IRPF Y SOCIEDADES.

En cambio, la recaudación del Estado por impuestos directos y cotizaciones sociales cayó un 2,2%, hasta los 84.163 millones de euros. En los once primeros meses del año, los ingresos por IRPF alcanzaron los 65.264 millones de euros, lo que representa una caída del 1% que, en términos homogéneos, corregido el distinto ritmo de realización de las devoluciones, se sitúa en el 0,6%.

Por su parte, la recaudación por el Impuesto de Sociedades cayó un 11,2%, hasta los 15.261 millones de euros, descenso que Hacienda atribuye a la caída del 2,2% de los ingresos por cuota diferencial bruta del ejercicio 2012 y por el aumento de los pagos fraccionados en un 14,5%.

Hasta noviembre, la recaudación del Estado por impuestos indirectos creció un 4,6%, hasta los 69.746 millones de euros. El IVA, por su parte, recaudó 49.647 millones de euros, lo que representa un incremento del 5,1%, inferior en tres décimas al registrado a finales de octubre, debido a que ha finalizado el impacto positivo de la subida de tipos que se aplicó en septiembre del pasado año.

Los ingresos por impuestos especiales ascendieron a 17.582 millones de euros en los once primeros meses del año, con un crecimiento del 5%. En este aumento influye, básicamente, el incremento de la recaudación por el Impuesto de Hidrocarburos en un 15% (9.113 millones de euros), dado que los ingresos por el Impuesto sobre las Labores del Tabaco caen un 7,3% (6.056 millones).

MENOS GASTO EN SALARIOS E INVERSIONES.

En cuanto a los gastos, los pagos por gasto de personal crecieron un 0,8%, hasta los 24.023 millones de euros, por el incremento del 5,7% de las prestaciones sociales como consecuencia del aumento del colectivo de pensionistas y el incremento del 1% de las pensiones. Por el contrario, los sueldos y salarios del personal activo, con 11.743 millones, descienden un 2,1% por la limitación de la sustitución de efectivos.

Por su parte, los pagos por transferencias corrientes se situaron en 82.041 millones de euros, un 9,1% más respecto al mismo periodo de 2012. A la Seguridad Social, se destinaron 14.752 millones, 6.049 millones más que en 2012. Las transferencias de capital sumaron 4.805 millones de euros, un 19,2% más.

Por último, los pagos destinados a inversiones reales disminuyeron hasta noviembre un 14,5%, hasta alcanzar los 4.149 millones de euros, de los que 1.841 millones corresponden al Ministerio de Fomento y 1.512 millones al Ministerio de Defensa, con caídas del 25,2% y del 6,1%, respectivamente.