El Estado decomisa 106,5 millones en cuatro años en su lucha contra el narcotráfico

Gobierno y Generalitat coinciden en la importancia del "consenso" en el abordaje de las drogas.

El Estado ha logrado decomisar 106,5 millones de euros en los últimos cuatro años en su lucha contra el narcotráfico, una cantidad que se ha destinado a programas de prevención y asistencia a la toxicomanía, y también a actuaciones de investigación y persecución de estas redes delictivas, ha explicado este jueves en Barcelona el subdirector del Plan Nacional de Drogas, José Oñorbe.


Oñorbe, que ha participado en las jornadas organizadas por la Comisión de Drogas del Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona (Icab), con motivo de su 25 aniversario, ha indicado que los fondos decomisados fueron 23 millones de euros en 2010, 30 en 2011, 26 en 2012 y 27,5 en 2013, aunque ha destacado que los procesos judiciales hacen que la recepción efectiva de los fondos se produzca de media seis años después de la incautación y desmantelamiento de las redes del narcotráfico.

El subdirector ha destacado en su intervención que el consumo de drogas se ha estabilizado e incluso ha bajado en los últimos años, y que el alcohol y el tabaco son las dos sustancias que provocan más problemas y complicaciones --más de un 35% de los menores entre 14 y 18 años declara haberse emborrachado en el último mes pese a que la venta de alcohol es ilegal en esta franja de edad--.

Asimismo, en un análisis histórico del problema, ha celebrado el desarrollo de planes específicos, la apertura de recursos sanitarios y la mayor concienciación de la sociedad, mientras que uno de los principales retos es el aumento de la eficiencia en las actuaciones, una mayor coordinación entre administraciones y estar atento a la aparición de nuevas sustancias psicoactivas --solo en 2012 fueron 72--.

Oñorbe ha coincidido con el subdirector general de Drogodependencias de la Generalitat, Joan Colom, y con el gerente de la Agencia de Salud Pública de Barcelona, Conrad Cases, en la importancia del "consenso" entre todos los partidos políticos y los profesionales sanitarios a lo largo del tiempo en el abordaje de las drogodependencias, a pesar de que la perspectiva ha cambiado y ahora la recaída no implica necesariamente el fracaso, sino que se considera una parte del proceso.

REGULACIÓN DE DROGAS

Colom ha subrayado que la mirada comunitaria ayuda a entender el problema y a dar una respuesta más adecuada, ha aplaudido que las drogodependencias disponen a día de hoy de un tratamiento "altamente efectivo", y ha indicado que entre los retos de futuro está la regulación de las drogas, una materia en la que la Generalitat apuesta por poner el acento en la salud de la población y no tanto en la penalización, ha destacado.

En todo caso, ha alertado de los retos que suponen la banalización del consumo, el consumo intensivo de alcohol durante los fines de semana, la falta de tratamiento específico para la cocaína, las nuevas realidades familiares, la feminización de los consumos y la diversidad cultural, entre otros.

Cases, por su parte, ha recordado los años 80 como los de la epidemia de la heroína y cuando la sobredosis era la primera causa de muerte entre los jóvenes y ha destacado que los sucesivos planes de drogas "se han sabido adaptar muy bien a los cambios", con programas como la dispensación de metadona, siempre con el objetivo último de reducir la oferta de drogas y prevenir su consumo, ha enfatizado.

Cases ha evidenciado también que existe una relación entre las zonas con un consumo más problemático de drogas en Barcelona --Ciutat Vella y Besòs, sobre todo--, con aquellas que tienen una renta familiar más baja.

El presidente de la Comisión de Drogas del Icab, Francisco Blázquez, ha hecho un repaso a los 25 años de historia de la institución, recordando que España tiene uno de los índices de criminalidad más bajo de Europa y una de las tasas más alta de encarcelación, algo relacionado con la penalización de las drogas y la falta de aplicación de medidas penales alternativas.

Blázquez ha apuntado que entre los retos a corto plazo de la comisión se encuentra el seguimiento del proyecto de posible regulación del cannabis en Catalunya, en estudio por parte de la Generalitat desde hace meses, después de que en los últimos años hayan proliferado los clubes de fumadores y a día de hoy ya sean más de 200 solo en Barcelona.

La vicedegana del Icab, Rosa Maria Barberà, ha destacado que la comisión de drogas de la institución ha sido a lo largo de los 25 años de historia una comisión "muy participativa y activa", tanto desde una perspectiva jurídica como social.