El estadio José Zorrilla aclama al Rey Felipe VI en la final de Copa

El Rey Felipe VI, antes del comienzo de la final. A.MINGUEZA

Más de 25.000 personas congregadas en el feudo blanquivioleta corearon el nombre del Monarca, escucharon respetuosamente el himno y aplaudieron cuando éste concluyó antes del comienzo del partido.

Era uno de los motivos que esgrimía el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, para que el Rey acudiera a la aclamada final de la Copa de Rugby del estadio José Zorrilla. El primer edil se mostraba seguro, casi convencido, de que Felipe VI saldría aclamado de su visita a la ciudad si se animaba a presenciar el espectáculo. Y así fue.

 

Minutos antes del comienzo del partido, miles de cabezas se inclinaron para encontrar al espigado personaje, que no dudó en saludar desde el primer momento. Enseguida las más de 25.000 personas que se habían dado cita en el lugar no dudaron en aclamarle, pero el momento clave llegaría unos minutos después.

 

“Y ahora, escuchamos el himno de España”, bramó la megafonía. Con total y absoluto respeto, Valladolid escuchó los acordes sin lo que suele darse en otros espectáculos deportivos a los que suele acudir el Rey, como podría ser la Copa de fútbol. Y una vez más, un sonoro aplauso al concluir.

 

Y faltaba la guinda, la marca de la casa. Enseguida todo el estadio se puso a aclamar y a corear el nombre de Felipe a voz en grito, algo a lo que el monarca respondió con una visible sonrisa y con más saludos. Para entonces, ya era momento de que empezara el partido.