El espíritu de Luis Laforga ‘vuelve’ por la Seminci

Padre y hermano de Luis Laforga, junto a Javier León de la Riva y Mercedes Cantalapiedra. / Foto: BORIS GARCÍA

Este jueves se ha inaugurado una exposición en honor al fotógrafo vallisoletano, que muestra a través de más de 150 de sus fotografías la visión que tenía del evento internacional.

Su primer trabajo como fotógrafo, casi de pura casualidad, fue el de cubrir la Seminci de 1980. Luis Laforga trabajaba por aquel entonces como locutor de radio, hasta que aquel día un compañero que tenía que cubrir tan importante evento cayó enfermo. Ni corto ni perezoso, agarró su cámara y marchó para allá. Fue el momento en el que nació un histórico fotógrafo vallisoletano.

 

Apenas unos meses después de su fallecimiento, Luis Laforga tendrá su merecido reconocimiento en la exposición a cargo del Ayuntamiento, en la que se recogen a través de más de 150 fotografías sus 22 años como reportero gráfico de la Semana Internacional del Cine. Recién inaugurada en la Casa Revilla este jueves, todo aquel que lo desee puede acercarse para descubrir el peculiar estilo del fotógrafo.

 

“Se trata de una exposición en la que se muestra a actores y directores famosos, pero de una forma un tanto especial. No son fotos fruto del posado, antinaturales, sino que podemos ver a un jovencísimo Antonio Banderas o a un eufórico Brad Pitt charlando distendidamente lejos de lo que suelen mostrar al público”, ha comenzado orgulloso el alcalde Javier León de la Riva, antes de dar paso a Diego Laforga, hermano de Luis y comisario de la exposición.

 

“Son 22 años los que Luis estuvo cubriendo un evento así, se puede ver claramente su evolución, desde unos comienzos ingenuos hasta una madurez plena”, aclaró Diego, también periodista.

 

La muestra queda dividida en tres partes bien diferenciadas, según el hermano del fotógrafo. “La primera la hemos llamado ‘Encuentros’, aquellos momentos que se ve a los protagonistas fuera del escenario, con una gran alegría y faceta natural. En la segunda son 100 retratos de personajes históricos, como Paco Rabal o Pilar Miró, mientras que la última enseña los diferentes escenarios importantes de la Seminci, como el Lope de Vega, el reformado Teatro Calderón...”.

 

Luis, poco tiempo antes de su muerte, escogió algunas de tan especiales fotos. “La Seminci le encantaba. A veces se quejaba por la carga de trabajo, pero se notaba que disfrutaba mucho. Siempre nos contaba grandes recuerdos de algunas ediciones. Por ejemplo, una vez se fue con Stanley Donen de vinos y cervezas después de echarle unas fotos”, aseguró Diego.

 

La exposición permanecerá abierta hasta el 10 de noviembre, momento perfecto para que, en los descansos de la Seminci, aquellos que lo deseen puedan relajarse echando un vistazo a una muestra histórica de tan importante evento.