El Esgueva se crece en Valladolid capital y el Pisuerga vuelve a acercarse al nivel de alerta

El Esgueva desemboca con fuerza en el Pisuerga. JORGE IGLESIAS
Ver album

El concejal de Seguridad, Luis Vélez, asegura que las previsiones dicen que no habrá desbordamientos en el paso del Esgueva por la ciudad, aunque habrá que estar "alerta".

El río Esgueva está demostrando su fuerza entre la última hora de este jueves y a lo largo de este viernes, después de alcanzar esta pasada medianoche su máximo anual de 2016 con un caudal de 12,93 metros cúbicos por segundo (m3/s), mientras que el Pisuerga, en el que desemboca, ha experimentado una nueva crecida hasta los 575,56 m3/s, aunque no ha llegado en ningún momento al nivel establecido como de alerta por la Confederación Hidrográfica del Duero (619 m3/s).

 

La punta de la avenida del Esgueva llegó a la estación de aforo de la capital vallisoletana en la medianoche de este jueves, cuando a las 0.00 horas registró un caudal de 12,93 m3/s, máximo del actual año hidrológico. No obstante, poco a poco y a lo largo de la mañana de este viernes, el volumen de agua ya ha descendido hasta los 11,69 m3/s.

 

Mientras tanto, el Pisuerga, influido por las crecidas experimentadas ayer por el Esgueva y otros afluentes como el Arlanza y el Carrión, sufre este viernes una nueva avenida que ha elevado su caudal, hasta los 575,56 m3/s, con tendencia al alza. La crecida, en todo caso, no ha superado en ningún momento el nivel de alerta, fijado en 619,3 m3/s.

 

El concejal de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Valladolid, Luis Vélez, ha querido mandar este viernes un mensaje de tranquilidad a la población con los datos en la mano. "El caudal del Pisuerga ya está bajando desde hace varios días, mientras que el del Esgueva parece ya haber pasado su punto máximo esta noche", comenzó al ser preguntado por los medios.

 

"Lo que ha ocurrido en otras ocasiones es que se desborda en otras zonas antes de llegar a la ciudad, en zonas de cultivo, y por tanto no genera ni provoca daños. Hay que estar alerta, pero no hay previsiones de que provoque desbordamientos en tramos urbanos", cerró.