El 'escrache' a Rajoy se queda entre el Puente Romano y El Arrabal

Un grupo de más de un centenar de personas se manifestó contra Rajoy y dos asistentes denuncian golpes de la Policía al tratar de cruzar la carretera.

El 'escrache' a Mariano Rajoy no ha tenido el éxito deseado por parte de los manifestantes ya que éstos no han podido llegar al Parador de Salamanca hasta después de finalizar la Interparlamentaria del PP con la clausura de Mariano Rajoy.

 

Algo más de un centenar de personas se ha dado cita en el Puente Romano en torno a las 10.30 horas con el objetivo de llegar al Parador, pero un fuerte cordón policial ha impedido el avance de los manifestantes que se han quedado retenidos en el paseo fluvial entre el Puente Romano y el puente Enrique Estevan.

 

Las personas que se habían dado cita en el Puente Romano han estado siempre rodeados por la Policía y han proclamado sus cánticos en contra de la política económica y laboral del gobierno popular así como de la nueva ley de Educación y por las medidas contra los desahucios, aunque sin poder acercarse como hubieran querido al Parador de la capital salmantina.

 

DENUNCIA DE LOS MANIFESTANTES

 

Nada más reunirse en el entorno del Puente Romano, uno de los manifestantes ha denunciado haber recibido un golpe en la cabeza al intentar cruzar la carretera para acercarse al Parador. Otro de ellos ha mostrado una herida en su pierna, fruto del golpe de uno de los policías que estaba en la zona.

 

Finalmente, los jóvenes concentrados han optado por marcharse hacia el centro de la ciudad, aunque sobre las 14 horas han podido acceder hasta el Parador una hora después de la salida de Rajoy, de donde han  sido desalojados por la Policía.

 

Durante el momento de la intervención, los asistentes han portados diferentes pancartas y camisetas con lemas en contra de las reformas llevadas a cabo por el Gobierno que preside Mariano Rajoy y a favor de la Educación o la Sanidad Pública.

Noticias relacionadas