El enemigo en casa

El Real Valladolid se medirá este sábado fuera de casa al Villarreal con la baja de Patrick Ebert pero con un recuperado Javi Guerra. En las porterías, Asenjo y Mariño, dos conocidos de ambas aficiones.

El Real Valladolid buscará los tres primeros puntos en Liga en territorio hostil, ante un Villarreal recién ascendido aunque echando un vistazo a su plantilla no lo parezca. Sera este sábado a partir de las 23:00 horas en El Madrigal ante una afición que estará deseando celebrar el regreso a Primera a costa de los pucelanos.

 

Ya lo dijo Juan Ignacio Martínez esta semana en la rueda de prensa previa al partido, el Villarreal es un lobo con piel de cordero que "tiene pólvora arriba", por lo que los blanquivioletas no deberán fiarse de un rival directo, a priori, por la permanencia.

 

El entrenador alicantino cuenta con bajas importantes de cara al asalto del submarino amarillo como son la de Víctor Pérez, Larsson y Patrick Ebert, que confirmó los peores augurios y estará, al menos, dos semanas de baja. La convocatoria la forman los 18 jugadores restantes de la plantilla: Mariño, Jaime, Rukavina, Alcatraz, Heinz, Jesús Rueda, Marc Valiente, Bergdich, Peña, Álvaro Rubio, Sastre, Baraja, Óscar, Omar, Rama, Manucho, Javi Guerra y Osorio.

 

Por parte del Villarreal, Marcelino no podrá contar con Jokic y Farinós, pero sí con el resto:  Juan Carlos y Asenjo; los defensas Mario, Pantic, Jaume Costa, Musacchio, Pablo Íñiguez y Chechu Dorado, los centrocampistas Bruno, Pina, Trigueros, Hernán Pérez, Aquino y Cani; y los delanteros Gio, Uche, Jonathan Pereira y Perbet.

 

El del sábado será un partido de reencuentros en ambas porterías ya que en las filas del submarino milita un conocido del conjunto blanquivioleta, Sergio Asenjo (cedido por el Atlético de Madrid). Mientras que bajo los palos de la meta pucelana estará Diego Mariño, que llegó este mismo verano procedente del equipo castellonense.