El Eibar resiste hasta que Xavi y Messi se encontraron

El argentino fue fundamental, aunque el agujero negro que son actualmente Alves y Piqué hicieron peligrar la imbatibilidad de Bravo, mientras que el eterno '6' volvió a demostrar que tiene aún mucho que decir.

 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

FC BARCELONA: Bravo; Alves, Piqué, Mathieu, Alba; Mascherano, Xavi, Sergi Roberto (Iniesta, min.54); Pedro (Sandro, min.71), Messi y Neymar (Munir, min.76).

  

SD EIBAR: Irureta; Bóveda, Albentosa, Ekiza, Lillo; Dani García, Errasti; Abraham, Capa (Boateng, min.75), Lara (Piovaccari, min.56) y Berjón (Nieto, min.76).

 

GOLES:

 

   1 - 0, min.60, Xavi.

   2 - 0, min.72, Neymar.

   3 - 0, min.74, Messi.

  

ÁRBITRO: Teixeira Vitienes (C.Cántabro). Amonestó a Neymar (min.39) y Iniesta (min.81) por parte del Barcelona. Y a Lillo (min.45) y Javi Lara (min.53) en el Eibar.

  

ESTADIO: Camp Nou. 75.546 espectadores.

El FC Barcelona tumbó (3-0) la resistencia del Eibar para retomar la carrera liguera con una nueva victoria antes del 'clásico' ante el Real Madrid el próximo fin de semana, tres puntos que le mantienen en lo alto de la tabla y que vendieron caro los de Gaizka Garitano, a pesar de que terminaron hincando la rodilla ante la insistencia de Messi, que está ya a un gol de Zarra, y compañía.

 

El Camp Nou disfrutó de un buen partido en la octava jornada de la Liga BBVA. A pesar del parón por compromisos internacionales y el buen hacer del equipo visitante, el cuadro culé insistió y encerró a su rival durante gran parte del partido, hasta que Xavi abrió la lata en el 60' y Messi y Neymar acudieron a su cita con el gol diez minutos después. Los de Luis Enrique suman así 22 puntos, para mantener a raya al segundo Valencia y responder a la abultada victoria del Madrid ante el Levante.

  

El técnico asturiano movió su once con vistas a una exigente semana con 'Champions' y 'clásico' en el horizonte, y los locales llevaron el peso del partido pero no encontraron el camino del gol hasta el último tramo del choque. Sin Busquets, Rakitic ni Iniesta, el manchego entró en la segunda mitad, el peso del centro del campo cayó en Mascherano, Sergi Roberto y Xavi. El argentino fue fundamental, aunque el agujero negro que son actualmente Alves y Piqué hicieron peligrar la imbatibilidad de Bravo, mientras que el eterno '6' volvió a demostrar que tiene aún mucho que decir.

  

El Barça empezó con un ritmo lento, pero la presión del Eibar dejó pronto una sensación de fragilidad que los locales fueron palpando poco a poco. La defensa del conjunto armero reculó hasta verse encerrada y con Messi rozando el gol en varias ocasiones. A pesar de volcarse arriba, el Barcelona no lograba abrir la lata y antes del descanso Capa sacaba los colores a la defensa local con una clarísima ocasión en un saque de banda que ni Piqué ni Alves acertaron a defender.

 

AL EIBAR SE LE HACE LARGO EL PARTIDO

  

Tras el paso por los vestuarios, el Eibar parecía comenzar a creer en la sorpresa y las prisas pasaban factura a los locales. La falta de ideas tuvo la solución de Iniesta, pero la defensa visitante se cerraba bien y obligaba al Barça a jugar con un Alves desesperante en sus centros desde la banda e incluso desafiante ante la impaciencia del público. Los de Garitano aguantaron el tipo, pero el Barça no se rindió.

  

Fue Xavi, que se intercambió los papeles con Messi, el que enseñó el camino. Después de manejar el centro del campo como en los viejos tiempos, el de Terrassa se vino arriba, en ambos sentidos. Encontró a Messi, recibió la pared del argentino y batió de primeras a un Irureta que comenzaba erigirse como héroe. El Eibar, que había aguantado estoicamente demostrando que no es casualidad su gran arranque liguero en su primera participación, comenzó a hundirse. Entonces terminó apareciendo la calidad de Neymar y Messi.

  

El brasileño aprovechó el primer centro bueno de Alves para volear y anotar el segundo en el 72', el octavo en Liga. Dos minutos después, Messi se asociaba una vez más con Neymar para batir con un gran disparo cruzado al meta rival. Irureta evitó que el argentino, asistente y goleador, se acercase más a Zarra. El '10' llegará al Bernabéu el próximo sábado con 250 goles en Liga a sólo dos de convertirse en el máximo goleador de la competición.