El dispositivo de Semana Santa en carreteras de Valladolid no incluye aún cámaras para cinturones

Imagen de una de las cámaras de la Dirección General de Tráfico con un enorme atasco en la A-62. DGT

La operación comienza este viernes y concluye dentro de diez días, al siguiente del Domingo de Resurrección. En la provincia de Valladolid se esperan hasta 325.000 desplazamientos.

Llega la Semana Santa, con ella las vacaciones y, como si de una inevitable cadena se tratara, los desplazamientos por carretera. Miles y miles de vehículos que comienzan a desfilar y que, para el caso de Valladolid, supondrán hasta 325.000 desplazamientos en toda la provincia desde este viernes a las 17:00 horas, cuando se da por comenzada la operación salida, hasta el lunes 28 de marzo por la noche. Y la noticia en este caso, en un dispositivo formado por hasta 98 agentes de la Guardia Civil, es que todavía no entrara en funcionamiento el sistema de control de cinturón de seguridad que pretende iniciar en breve la DGT en Valladolid.

 

Así las cosas, se espera que este método comience a funcionar –y por tanto a sancionar- a lo largo del primer semestre del presente año, tal y como confirmó el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Luis Antonio Gómez Iglesias. “Todavía no hemos ni elegido los puntos en los que se ubicarán, de hecho habrá que señalizarlos”, dejó patente el encargado de seguridad de la provincia.

 

De esta manera se espera repetir la misma campaña del año pasado, donde no hubo ni un solo fallecido y los accidentes fueron de carácter leve en la mayoría de casos en todo Valladolid. De ello se encargará el helicóptero Pegasus que controla por aire y gracias a un radar la velocidad de los muchos vehículos que transitarán por las carreteras de la provincia, muchos de ellos de paso hacia Madrid.

 

En principio se espera mayor intensidad de tráfico en las carreteras A-6, A-62, A-601, VA-30, VA-20, A-11, N-122 y la N-601, tal y como ha informado la Subdelegación.

 

¿Las recomendaciones? Las básicas. Primero, ni una sola gota de alcohol ni drogas al volante, parar cada dos horas como máximo para descansar, precaución ante posibles imprevistos y, una pequeña novedad, plantearse si merece coger siempre el coche o existe la posibilidad de ir en otros medios como el tren u otros transportes colectivos.