El director de Trabajo reconoce que el fraude se ha incrementado en 2012 en CyL

Pedro Hojas (i) y Carlos Díez (d)
Los sindicatos lo atribuyen a la reforma laboral, las peores condiciones laborales y el desempleo


VALLADOLID, 12 (EUROPA PRESS)

El director general de Trabajo de la Junta de Castilla y León, Carlos Díez, ha reconocido que el fraude se ha incrementado el pasado ejercicio con respecto a 2011, aunque ha asegurado que no se sabe si es por la crisis o el incremento de la actividad inspectora.

Díez se ha expresado así en el marco de una jornada de la Federación de Metal, Construcciones y Afines (MCA) de UGT en Castilla y León dedicada a la negociación colectiva y la prevención de riesgos laborales.

En este marco, el director general de Trabajo ha asegurado que el número de fraudes detectados se ha incrementado, sin que se sepan concretamente las causas, al tiempo que ha añadido que las épocas de crisis "suelen sacar lo mejor y lo peor", por lo que considera que en estas situaciones "es frecuente que se incremente la economía sumergida".

Además, Carlos Díez ha indicado que hay una campaña específica que se diseña para detectar fraude en afiliación a la Seguridad Social y contratación de trabajadores y "en fechas próximas" se establecerán medidas concretas dentro del programa anual, en el que se están obteniendo resultados.

En este ámbito, el secretario general de MCA-UGT en Castilla y León, Pedro Hojas, ha atribuido el incremento del fraude y la economía sumergida a la ruptura del "equilibrio" que existía en la anterior normativa que regulaba las relaciones laborales.

CONDICIONES YA "OLVIDADAS"

Frente a ello, ha explicado, los trabajadores se ven "abocados" a que el empresario "imponga" unas condiciones "casi olvidades en el país", pero además ante el paro existente, la situación precaria y las condiciones laborales, "los trabajadores aceptando condiciones de hace más de dos siglos que no se veían".

Además, en referencia a los supuestos pagos en 'negro' por parte del vicepresidente de la CEOE, Arturo Fernández, ha indicado que hay sectores como el de la hostelería en el que este tipo de actuaciones están "a la orden del día" porque no existen controles importantes de horarios o una forma de "fichar", es decir, "mucho libre albedrío" que ha veces provoca condiciones "inhumanas" que se trasladan a generar economía sumergida.

Además, ha afirmado que la reforma laboral también ha tenido como consecuencia la economía sumergida, la y que se intenta individualizar la negociación entre el empresario y el trabajador, y "en la medida en que negociación colectiva se aleja, se consienten este tipo de cosas, que el trabajador se enfrenta en solitario a las condiciones que le impone el empresario".

Todo ello supone un aumento de la economía sumergida, a lo que se suma la pérdida de empleo, que "obliga a trabajar en espacios ocultos a la fiscalidad", pero a ello se añade la política fiscal que, a su juicio, "no apuesta por la transparencia, por aflorar estas actividades", pero sí están "instaladas en el Gobierno".