El Director de Prisiones dice que el asesino de las niñas de Alcasser no tiene pronóstico de reinserción

Yuste se muestra sorprendido por la rapidez con que los tribunales han acordado excarcelaciones de etarras.

El secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Yuste, ha reconocido que Miguel Ricart, encarcelado por el triple asesinato de las niñas de Alcàsser en 1992, "no tiene pronóstico favorable de reinserción", y ha puntualizado que no sabe cuándo saldrá de prisión en aplicación de la sentencia del Tribunal de Estrasburgo contra la 'doctrina Parot'.


En declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press, ha explicado que sus abogados han solicitado su libertad en la Audiencia Provincial de Valencia y que ésta ha pedido a la prisión de Herrera de la Mancha (Ciudad Real), donde cumple condena, "una serie de informes que suelen ser el preludio de la excarcelación" cuando se dan las circunstancias para ello, pero no ha podido precisar cuándo dejará el centro.

El responsable de Prisiones ha explicado que este tipo de delincuentes suelen tener buen comportamiento en prisión, porque en el "código carcelario" tienen "enorme rechazo" y "buscan el cobijo de quien por imperativo legal tienen la obligación de protegerlos", es decir, de los funcionarios.

Según ha dicho, Ricart ha hecho "algún programa" de los que la Administración oferta a este tipo de personas, pero "no existe un pronóstico favorable de reinserción". De hecho, ha recordado que ha cumplido la mayor parte de su condena en primer grado, el más restringido, y que cuando pasó la segundo grado --aunque limitándosele el acceso a permisos-- fue por decisión del juzgado de vigilancia en contra del criterio de la administración. Es decir, que los expertos "tienen una duda acerca de su comportamiento futuro".

Por otro lado, Yuste ha afirmado que le ha "producido sorpresa" la rapidez con la que los tribunales han acordado las excarcelaciones de etarras en virtud de la sentencia de Estrasburgo contra la 'doctrina Parot' que alargaba sus condenas, incluso cree que los propios etarras lo han visto con "sensación de sorpresa".

Según este alto cargo, los miembros de ETA conocían mejor la situación porque tienen una atención jurídica "muy intensa", mientras los delincuentes comunes tenían una "visión más cosmética de sus posibilidades" pero se han "subido al carro y sus abogados han agilizado lo posible las excarcelaciones".

Yuste ha reconocido que este tipo de delincuentes tienen "desarreglos de personalidad que hacen muy difícil el éxito del tratamiento penitenciario" y en la mayoría de los casos "las posibilidades de reincidencia son muy altas".

Eso sí, ha incidido en que la reacción de la sociedad en estos casos es cada vez más intensa y se perfeccionan los instrumentos para combatirlos. Yuste se ha declarado absolutamente partidario de la doctrina Parot porque cree que armonizó la proporcionalidad en la ejecución de penas de una manera coherente.

 

Noticias relacionadas