El diestro vallisoletano Leandro se retira de los ruedos por "honradez e integridad"

El coletudo de Valladolid dice adiós a 13 años como matador de toros a través de un comunicado en el que explica su "frustración y dilema" y dice que "no hay vuelta atrás" y que "es imposible vivir en torero".

El diestro vallisoletano Leandro ha anunciado, a través de un comunicado este lunes, su retirada de los ruedos. Una noticia que ha causado sorpresa en los aficionados taurinos de Valladolid, que disfrutaron con el torero este verano en Madrid donde logró cortar una oreja.

 

El vallisoletano dice que la decisión es “extremadamente compleja” porque se siente en su “mayor madurez artística y personal”, aunque achaca la retirada a su “visión de la situación actual del toreo y de mi profesión, lo cual, desde tiempo atrás, me viene suponiendo un conflicto y una desazón interior llevándome a perder el nivel de ilusión plena que me exijo en base a mi interpretación del arte como torero”.

 

Leandro, quien cumpliría este mes de mayo 13 años como matador de toros, dice que la “honradez e integridad” que han presidido en su carrera y en su faceta más personal le hacen tomar esa complicada decisión. “En demasiadas ocasiones me he visto ante la frustración y el dilema de tener que elegir entre renunciar a mi concepto y mis valores para poder torear, o bien aferrarme a mis convicciones implicando torear mucho menos de lo que desearía”.

 

No obstante, el diestro vallisoletano dice que se siente “orgulloso” de haber formado parte de una de las grandes épocas del toreo, “habiendo compartido carteles junto a las grandes figuras de varias generaciones, y habiendo sentido la emoción de torear en muchas de las plazas en las que un matador de toros desea estar anunciado”. Leandro dice que se siente “agradecido al toro y al toreo” al que debe su “felicidad y vida”.

 

Por último, no oculta que intentará no desligarse del mundo del toro con nuevas facetas que "logren ilusionarme”, antes de agradecer a su familia y a los compañeros que han estado a lado “mostrando cariño, trabajo y apoyo”. El último paseillo del torero vallisoletano fue el pasado mes de diciembre en La Monumental de La México donde las cosas no salieron como esperaba.