El detenido en Atocha es Jamal Herradi, español de origen magrebí, que sufre problemas mentales

Iba en el tren procedente de Torrejón de Ardoz y a unos 500 metros de la estación de Atocha amenazó con suicidarse haciendo explosión de una mochila que llevaba en ese momento.

El detenido este 2 de enero por una falsa amenaza de bomba en la estación de Atocha se llama Jamal Herradi y la Policía Nacional ha podido constatar que sufre problemas mentales, según han informado a Europa Press fuentes de la investigación.

  

Estas mismas fuentes han precisado que este ciudadano español de origen magrebí se encuentra actualmente siguiendo un tratamiento por sus problemas mentales y los agentes se han llegado a poner en contacto a lo largo de la mañana incluso con el médico que le trata en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

  

Jamal Herradi ha sido trasladado a la sede de la Brigada Provincial de Información de la Jefatura Superior de Policía de Madrid situada en Moratalaz donde está siendo interrogado por los agentes de la Policía Nacional.

  

Esta persona iba en el tren procedente de Torrejón de Ardoz y a unos 500 metros de la estación de Atocha amenazó con suicidarse haciendo explosión de una mochila que llevaba en ese momento.

  

Los pasajeros que iban en su mismo vagón reaccionaron con rapidez y pararon el tren tirando de una de las palancas de freno de emergencia. En ese momento se abrieron las puertas y varios pasajeros salieron corriendo atemorizados.

 

SALIÓ CORRIENDO

  

También salió corriendo el propio Jamal Herradi, quien fue detenido por la Policía minutos después. Iba ataviado con una chilaba y los efectivos del Tedax, expertos en desactivación de explosivos de la Policía Nacional, procedieron rápidamente a examinar sus pertenencias por el riesgo de que su amenaza fuese cierta y llevase un artefacto explosivo encima.

  

Finalmente era una falsa alarma y en la bolsa tan sólo llevaba una botella de agua y un par de objetos personales. Aun así, los agentes registraron el tren por precaución, siempre según las mismas fuentes consultadas.

  

Para entonces, la Policía ya había procedido a desalojar la estación de Atocha tras activar la Circular 50, el protocolo que se usa ante riesgo de atentados y que sirve para articular las medidas de seguridad, coordinación o desalojos.