El desprendimiento de un trozo de fachada obliga a cortar la calle Pasión

La calle de la Pasión estuvo cortada durante más de una hora. JUAN POSTIGO

Los Bomberos y la Policía Municipal que acudieron al lugar acordonaron la zona durante más de una hora y confirmaron que los cascotes no habían causado heridos.

Nada más que un susto, afortunadamente. Así podría resumirse la actuación de una dotación de Bomberos y una patrulla de la Policía Municipal de Valladolid que acudió a la esquina de la calle de la Pasión con la Plaza de San Joaquín y Santa Ana. ¿El motivo? El desprendimiento de un trozo de fachada que no llegó a coger a nadie en su trayectoria este jueves por la mañana, pasada la media mañana.

 

Así las cosas, los Bomberos acudieron al lugar con un camión escala para corroborar que no había peligro de que cayera ningún cascote más que pudiera acabar en tragedia. Las labores se realizaron durante algo más de una hora, por lo que hubo que lidiar con los autobuses urbanos y taxis que llegaban desde la Plaza Mayor.

 

“En principio no hay mayor riesgo y no consideramos que pueda haber más contratiempos”, aseguró un integrante del cuerpo de Bomberos a Tribuna de Valladolid. Las causas de un edificio relativamente nuevo podría ser el fuerte viento que está azotando estos días la ciudad.