El deshielo obliga a 35.000 morsas a hacinarse en la costa de Alaska

El rápido derretimiento del hielo marino en el Ártico ha obligado a unos 35.000 morsas del Pacífico a retirarse a la costa de Alaska.

Las morsas son expertas buceadoras y con frecuencia se sumergen cientos de metros hasta el fondo de la plataforma continental para buscar alimento. Pero utilizan hielo marino como plataforma para dar a luz, amamantar a sus crías y eludir a los depredadores, y cuando es escaso o inexistente acaban refugiándose en tierra firme.

 

"Una de las diferencias entre esta distancia y otros es el tamaño y el número de animales que llegan a la costa", dijo el ecólogo del Servicio Geológico de EEUU, Chadwick Jay.

 

Tras abandonar sus áreas tradicionales del Mar de Chukchi, que los osos polares también utilizan como plataformas para la caza, se empezaron a observar concentraciones de morsas en la costa rusa del Pacífico, que comenzaron a aparecer en la costa de Alaska en 2007, dijeron científicos estadounidenses.

 

Los investigadores estiman que al menos 35.000 morsas han acabado estos días en localidad costera de Point Lay, a unos 1.130 kilómetros al norte de Anchorage. Estas bestias con colmillos pueden medir tres de largo y pesar 1.225 kilos.

 

El biólogo del Servicio de Pesca y Vida Salvaje de Estados Unidos Joel Garlich-Miller dijo que el riesgo de conservación más urgente es una alta tasa de mortalidad, causada en gran parte por estampidas.

 

La disipación de hielo es probablemente atribuible a los cambios derivados del cambio climático global, dijo Jay.

 

Este movimiento de masas puede ser peligroso para las morsas jóvenes que pueden ser pisoteadas por una estampida provocada por los aviones o los depredadores, como los osos pardos y osos polares, dijo Garlich-Miller. Se estima que la población de morsas del Pacífico puede rondar los 250.000 ejemplares.