El derribo del monumento de Onésimo Redondo de Valladolid se retrasa hasta la semana que viene

Después de que este lunes por la tarde se vallara el recinto, los permisos y trámites del Ministerio de Industria hacen que el comienzo de las obras se retrase al menos hasta el próximo lunes.

Ahí está, esperando entre la niebla vallisoletana. Onésimo Redondo fue este lunes por la tarde, junto a sus cuatro compañeros, testigo de excepción desde la altura del bloque de piedra que le sostiene de la colocación de las vallas que cierran el recinto donde se realizarán las obras para retirar la mencionada estatua. Eso sí, la cosa lleva su ritmo. Y es que a pesar de que desde el Ministerio se informó de que este lunes comenzarían los trabajos, lo más probable es que todo se posponga hasta la semana que viene.

 

No había más que subir hasta el punto más alto del Cerro de San Cristóbal para comprobar en primera persona que por ahora no hay mucho que decir. Las vallas metálicas formaban un casi perfecto círculo alrededor del enorme monumento de metal y hormigón, acompañadas de una simple caseta de obra y algunos palés de madera desperdigados por el suelo.

 

Según la empresa encargada de la obra, Construcciones y Desmontes Ribera de Navarra, los permisos y trámites del Ministerio de Industria –propietaria del suelo y por tanto encargada de cumplir la legalidad con su derribo- se están dilatando y por ahora está todo “un poco verde”, explicaron este lunes. Diferentes fuentes de la misma empresa han garantizado que la estatua no se moverá de su sitio “hasta la semana que viene”.

 

Vamos, que por ahora Onésimo Redondo seguirá expectante entre la niebla que cubría este martes Valladolid. Cabe recordar que los trabajos, sufragados en su totalidad por el mencionado Ministerio, costarán cerca de 108.000 euros, tal y como dejó patente hace ya unos meses el organismo estatal. Tras varios meses de retraso y tiras y afloja con los permisos del Ayuntamiento, que siempre se ha mostrado partícipe de retirarlo para cumplir la legalidad, parece que Onésimo Redondo dirá adiós a Valladolid, aunque tendrá que esperar hasta la semana que viene.