El delegado del equipo del presunto agresor del árbitro de 15 años niega los hechos y dice que "miente"

El delegado del Calahorra Club de Fútbol, Francisco José Cerezo Cuevas, ha negado este lunes que ni el entrenador del club ni él insultaran o agredieran al árbitro de 15 años de edad en un partido de alevines de este domingo en la capital cordobesa, de manera que, según defiende, "el árbitro está mintiendo en el acta", motivo por el que pide que actúe la delegación de árbitros.
CÓRDOBA, 15 (EUROPA PRESS)



En declaraciones a Europa Press, el delegado, que fue expulsado por el árbitro tras supuestos insultos, ha manifestado que lo que expone el árbitro en su acta "no fue nada de lo ocurrido, porque nadie lo agredió", y, según agrega, "en ningún momento lo insulté".

No obstante, apunta que sí le expulsó "por quejarme de una falta", a lo que añade, "puede que me excediera" y le protestara "airadamente", pero "en ningún caso se le insultó ni le dije que era un hijo de puta. Es totalmente falso y había bastante gente en la grada" como testigos, según resalta el afectado, quien insiste en que lo relatado en el acta "no es verdad".

En este sentido, dice que "nadie se acercó a él" --al árbitro--, aunque comenta que "al principio del partido el entrenador quiso hacer constar en el acta una protesta por la hora que era --justo antes de comenzar el encuentro-- y no nos habían dado vestuario", si bien, según señala, "el árbitro se negó a que se pusiera en el acta", momento en el que "hubo una discusión por este motivo", según le comentó el entrenador al delegado.

Posteriormente, relata, "con el partido ganando 2-0 para el Calahorra comenzó a arbitrar de manera rara y se le protestó airadamente demasiado puede ser, pero en ningún momento se le agredió ni se le insultó", motivo por el que recala que "el árbitro está mintiendo" y ante ello se pregunta "dónde está el parte de lesiones".

Mientras, indica que después de que "les habían linchado a patadas a los niños, nos expulsó a los dos" tras las "protestas" y pidió que se salieran del recinto. "Se acercó a la grada para que nos fuéramos del campo de fútbol, que no podíamos estar en el recinto", algo que el delegado considera "una provocación, porque estábamos en la grada".

En definitiva, defiende que "no se le agredió" y, a su juicio, lo que hace en el acta "son acusaciones demasiado graves en una categoría inferior", al tiempo que apostilla que "terminó el partido, cogimos a los niños y no hubo ningún tipo de incidente", si bien, prosigue, "por el arbitraje que hizo iban llorando todos los niños de diez y once años".

En concreto, la supuesta agresión se produjo este domingo por el técnico del Calahorra Club de Fútbol, en el partido en el que visitaba al Salvador Allende en la barriada cordobesa de Fátima. El presunto agresor supuestamente propinó un puñetazo en la cara al árbitro de 15 años, que está en etapa de formación.

Posteriormente, el colegiado fue atendido en un centro de salud para valorar los daños que había sufrido, si bien pudo finalizar el encuentro. Hasta el momento los hechos no han sido denunciados, según informan fuentes del Cuerpo Nacional de Policía.

EL ACTA DEL ENCUENTRO

Según recoge el árbitro en su acta, "el entrenador del Calahorra CF, don F.J.A.P., antes del encuentro se dirige a mí en los siguientes términos: 'El tonto del árbitro éste es un hijo de puta....', 'a mí nadie me llama la atención, ¿sabes quién soy? Soy el sobrino del R., no sabes en el lío que te estas metiendo, te van a expulsar de la Federación de Árbitros'. Al tiempo que me decía esas frases, distintos compañeros (árbitros) se acercaron al vestuario a ver lo que ocurría, a los que este señor no permite la entrada, insultándolos en los siguientes términos: 'Fuera de aquí, no pueden entrar a este vestuario subnormales'".

Asimismo, añade, "durante el transcurso del encuentro (minuto 26), don F.J.A.P., tras un golpe fortuito de dos jugadores de distintos equipos, lance del juego, entra en el terreno de juego insultándome en los siguientes términos: 'Eres un tonto pollas, te voy a reventar la boca. Por mi madre que está bajo tierra te voy a matar. A ti y a tus compañeros, os voy a reventar la boca'. En actitud agresiva y acercándose a mí, por lo que le comuniqué que estaba expulsado".

"Ante su expulsión, su reacción fue aumentar su agresividad, hasta acercarse a mí y golpearme con su puño en mi cara, al tiempo que gritaba: '¡Te tengo que matar!'. Este señor tuvo que ser retirado por miembros del equipo local, ya que su intención era continuar agrediéndome", según prosigue el colegiado en el acta.

Además, apunta, "una vez fuera del terreno de juego, continuó diciéndome: 'Ahora llama a quien te de la gana, que me va a dar igual, hijos de la gran puta!, os voy a reventar la boca, gilipollas!', todo en actitud muy agresiva. Cuando ya estaba apartado del terreno de juego, esta persona, y tras estar el partido detenido durante aproximadamente 15 minutos, se reanudó el mismo conforme a las reglas".

"En el minuto 53, el delegado del Calahorra, F.J.C.C., invade el terreno de juego y se dirige a mí en los siguientes términos: 'No tienes ni puta idea hijo de puta!', por lo que fue expulsado, pasando a ocupar su puesto S.A.R.. En el minuto 65, el delegado del Calahorra, que estaba en la grada expulsado, invadió el terreno de juego dirigiéndose hacia mí, en actitud agresiva y a la carrera, al tiempo que gritaba: 'Eres un cabrón', te voy a pisar la cabeza, a ti te tenían que tirar al río y no al del Deportivo, hijo", según relata el árbitro menor de edad.