El delegado de la Junta visita el helipuerto y la torre de vigilancia contra incendios de Quintanilla de Onésimo

El delegado de la Junta, Pablo Trillo, dentro de un helicóptero en Quintanilla de Onésimo. TRIBUNA

Miembros de una cuadrilla de Especialistas en la Lucha contra Incendios Forestales (ELIF) han explicado al delegado de la Junta cómo trabajan a diario en la prevención y extinción de estos siniestros.

El delegado territorial de la Junta, Pablo Trillo, ha realizado este jueves una visita al helipuerto, la base de la ELIF y la torre de vigilancia ubicados en Quintanilla de Onésimo, que forman parte del operativo de prevención y lucha contra incendios desplegado por la Junta de Castilla y León en toda la Comunidad. El delegado ha comprobado y valorado el trabajo diario del personal que presta sus servicios en estos centros, y en especial de los que integran la cuadrilla de Especialistas en la Lucha contra Incendios Forestales (ELIF) y de los encargados de la vigilancia de incendios.

 

La visita, en la que estuvo acompañado por la jefa del Servicio Territorial de Medio Ambiente, María Dolores Luelmo, y técnicos responsables del operativo contra incendios en la provincia, se inició conociendo el funcionamiento de la ELIF –la cuadrilla helitransportada que utiliza el helicóptero de la base, destinado de forma exclusiva al transporte de personal para la extinción de incendios forestales y la coordinación en las labores de extinción-. El alcalde de Quintanilla de Onésimo, Félix Redondo, y el técnico de la sección de protección de la naturaleza que hoy estaba al mando del equipo, Miguel García, han guiado la visita y han promovido la ejecución de un simulacro por parte del operativo.

 

Trillo ha felicitado a los profesionales por la “importantísima labor” que desempeñan en la época estival, declarada por la Junta como de alto riesgo de incendios forestales, y ha hecho una llamada a la ciudadanía para que se conciencie y colabore en la prevención de estos siniestros, que en su gran mayoría “están provocados por la intervención humana, bien de manera dolosa o bien de manera negligente”.

 

La base es operada por un helicóptero ligero durante la campaña de verano, el Ecureuil AS-350 B2, aunque está capacitada para albergar más en caso necesario. La ELIF V1 está dotada de una brigada de siete peones, de los cuales cuatro trabajan a diario junto a un técnico o capataz, además de un piloto y un mecánico. A esta cuadrilla helitransportada -que en caso de alarma producida en un radio de 50 km está preparada para actuar en solo diez minutos- se suman otras siete cuadrillas terrestres que operan desde la provincia de Valladolid -de las 114 existentes en toda la Comunidad- distribuidas de forma comarcal en Olmedo, Quintanilla de Onésimo, Viana de Cega, Tordesillas, Montemayor de Pililla y Valladolid (2).

 

La visita ha continuado en la torre de vigilancia contra incendios situada en el Páramo de El Carrascal, en la divisoria de los términos municipales de Quintanilla de Onésimo y Cogeces del Monte, una de las 12 que funcionan en la provincia de Valladolid junto a las de Pesquera de Duero, Esguevillas, Portillo, Íscar, Mojados, Monteblanco (Valdestillas), Olmedo, Tordesillas, La Santa Espina, Mucientes y Santibáñez de Vlacorba. Con 22 metros de altura, la torre dispone de un campo de visión de unas 76.000 hectáreas. Cualquier incendio o conato de incendio producido en ese espacio sería detectado por la vigilancia de la torre, que daría la voz de alarma a la central para que esta iniciara el pertinente protocolo de actuación.