El curso empieza en la UVa... más o menos

Estudiantes  esperan en la puerta de la universidad paraentrar en clase. J.IGLESIAS

Este lunes, día 5 de septiembre, marcaba en el calendario el comienzo del año universitario. Sin embargo, los cursos de introducción, las novatadas y la conciencia de las fiestas, han retrasado, en según qué casos, ese comienzo.

El calendario de la Universidad de la Valladolid parecía claro: 5 de septiembre, comienzo del curso. Pero lo que parecía claro finalmente se ha pincelado de matices y, este lunes 5, no todos los alumnos se vieron en la obligación de ir a clase. Los motivos son diversos y, desde luego, algunos más válidos que otros. 

 

Tradicionalmente la primera semana de clases ha sido siempre introductoria, y muchos estudiantes reconocen haber alargado un poco más su verano con esa excusa en mente. Una última escapada o simple falta de concienciación pero, sobre todo, el hecho de que sean fiestas, son los principales motivos que secundan su decisión. 

 

Hay que ponerse en contexto; tras el cambio de calendario que ya se experimentó el curso pasado, este año es el año en que más pronto se ha fijado el comienzo de las clases, y quizá siendo conscientes de lo complicado de las fechas, algunas facultades han tomado una posición de ‘si no puedes con ellos, únete’.

 

En la facultad de Derecho, los alumnos veteranos, tanto de DADE como de Derecho, se libraron ayer de volver a la rutina, y sólo los ‘novatos’ tuvieron que acudir a una jornada de bienvenida. Para los estudiantes de DADE, era hoy día 6 cuando comenzaban las clases, mientras que para los de de derecho ese comienzo se ha aplazado hasta el día 12. Pero no son los únicos que comienzan con una semana más de descanso, en Arquitectura el comienzo oficial también se ha fijado ese lunes.

 

Sí cabe que los alumnos se pregunten el porqué de estas diferencias, y es también una duda legítima para padres y profesores. Pero del mismo modo es una duda que no es nueva ya que, si bien el comienzo del curso hasta este año había estado sincronizado, no lo había estado así el final, acabando unas carreras antes que otras. Esto nos hace plantearnos hasta qué punto es grave la falta de coordinación entre facultades.

 

Por último, no pueden dejarse de lado las novatadas, que tan de cabeza traen a los decanatos y a los padres. Aprovechando un poco la coyuntura de que la primera semana de clase es tan introductoria, ya desde ayer los universitarios veteranos de algunas facultades se han dedicado a pedir a sus novatos que salgan de las clases para cumplir sus pruebas, faltando así, por un nuevo motivo, a la presentación de las asignaturas.

 

 

Noticias relacionadas