El cunero Yáñez (C's) ocultó su participación en una consultora junto a Miguel Ángel González

Pablo Yáñez, durante una intervención en el Congreso.

El diputado por Salamanca, pese a formar parte del partido en Valladolid, y el delegado regional de Ciudadanos trabajaron para Pnyx Consultores, empresa con la que elaboraban estudios y encuestas electorales que vendieron tanto a su partido como a medios de comunicación.

El candidato de Ciudadanos al Congreso, Pablo Yáñez, está demostrando tener algunos problemas de concepto con una de las asignaturas preferidas de su ‘jefe’, Albert Rivera: la transparencia. Y no sólo por aquella declaración de bienes, la primera de su incipiente trayectoria pública, en la que sólo apuntaba un IRPF a devolver y un Opel Astra de segunda mano, mientras obviaba un trabajo de 41.000 euros/año en la Diputación de Valladolid que ejerció desde mediados de 2015. Ahora sabemos que también ha olvidado dar noticia de algunas actividades profesionales que, al margen de ejercerse con mayor o menor transparencia, apuntan a una relación estrecha con la persona que participó en su designación como candidato a encabezar la lista por Salamanca para asegurarse un puesto remunerado pese a que toda su actividad política ha estado vinculada a Valladolid.

 

Según ha podido comprobar TRIBUNA, Pablo Yáñez y Miguel Ángel González, el coordinador regional de Ciudadanos en Castilla y León, comparten una empresa de asesoría en comunicación. La firma se llama Pnyx Consultores y aunque sus actividades son de todo menos ortodoxas, la implicación de Yáñez y Gozález está demostrada y despierta muchos interrogantes. En los últimos años, ambos han dejado huella de su actividad a través de mensajes varios en redes sociales a los que este medio ha tenido acceso. Sin ir más lejos, Yáñez dice ser director de comunicación de esta firma en su perfil de Linkedin, donde ocupa la parte más alta de su curriculum como última actividad. Pero es que, además, ambos han hecho gestiones en nombre de Pynx ante diversos clientes, como un candidato a la alcaldía de la ciudad estadounidense de Los Angeles, universidades o medios de comunicación.

 

 

La firma carece de forma societaria y no aparece registrada en ninguna parte, lo que apunta a que sea una simple marca. El dominio está a nombre de Miguel Ángel González y es probable que el coordinador regional y el diputado facturaran de manera personal los trabajos que contrataran con esta firma. Algo lógico habida cuenta de que ambos asumen en redes sociales cargos representativos de Pnyx.

 

 

Esta vinculación tiene dos aspectos polémicos. El principal, que demuestra una relación profesional directa y una confluencia de intereses entre Yáñez y González. Algo que no sería importante si no fuera porque el segundo participó en la elección del primero como la cara de Ciudadanos en Salamanca. El partido tenía expectativas de lograr un escaño el pasado diciembre y, aunque después se sometió a primarias, fue quien dio el primer paso para proponer a Yáñez. Se le presentó como una cara nueva, pero era un ‘paracaidista’ al que el aparato del partido conocía muy bien a tenor del trabajo conjunto entre el ahora coordinador y el a día de hoy de nuevo candidato.

 

Pero es que, además, Yáñez no ha dado cuenta alguna de esta actividad en su declaración de intereses correspondiente a la última legislatura, en la que fue diputado durante 4 meses. Cuando fue denunciado por algún medio de comunicación intentó ponerle remedio e incluso tuvo que responder ante los afiliados salmantinos que le inquirieron para que diera explicaciones acerca de este asunto en el que parece que al paracaidista vallisoletano se le olvidó la regla número uno del ideario de Albert Rivera: 'ser honesto y parecerlo', o lo que es lo mismo, 'la transparencia debe regir la actividad diaria de un político'.

Noticias relacionadas