El Cuatro Rayas vence al Fertiberia Puerto Sagunto (26-20) y acaricia la permanencia

Cuatro Rayas Valladolid logró una importante victoria ante el  26-20, ante Fertiberia Puerto Sagunto, un rival directo que fue muy inferior a los pucelanos que jugaban en casa. Los visitantes han realizado un partido discreto y poco eficaz que no ha ayudado a pelear por los dos puntos.

Los primeros compases del partido fueron igualdos, los vallisoletanos comenzaban marcando pero después de una parada de Pablo y dos goles de Moriñigo que volvía a la que fue su casa, daba la vuelta al marcador (2-3) transcurridos los primeros minutos. Los locales no bajaron los brazos y no tardaron en remontar y lograr el dominio del partido gracias a los goles de Eilert y colocaba el (6-5) en el luminoso.

 

Superado el ecuador del primer tiempo, llegaron los momentos más complicados en ataque para los rojiblancos que se quedaban con un hombre menos tras la exclusión de Chernov y más tarde la de Chispi. El Fertiberia no encontraba la fórmula para hacer gol y se topaba con los palos y las paradas de un acertado Lamariano.

 

Por lo que Vicent Nogués solicitó un tiempo muerto para sobreponerse a las acometidas del equipo local que se marchaba en el marcador 5 goles arriba (11-6). El conjunto rojiblanco nada pudo hacer en los últimos cinco minutos de la primera parte, las perdidas de balón y los fallos en defensa no ayudaron para recortar distancias y marcharse a los vestuarios con una desventaja de 5 goles (13-8).

 

La segunda parte comenzó como había terminado la primera parte, los hombres de Juan Carlos Pastor eran los dominadores del partido apoyados en su afición y en las ocasiones paradas por su portero. La defensa local ha neutralizado el juego de Latorre y Milasevic lo que provocaba las perdidas de balón continuas y el poco ritmo de juego rojiblanco. A partir del minuto 25, los vallisoletanos decidieron dar un pase adelante y hacer valer su condición de local ante un Fertiberia dudoso en su juego y se alejaban en el marcador (21-13).

 

Poco después los rojiblancos sufrían una doble lesión por parte de Tarrasó y Berrios lo que significaba que saltaran a la pista jugadores menos habituales en el equipo inicial. Finalmente, los rojiblancos fueron superados por los locales que lograban en el objetivo de llevarse los dos puntos, con el marcador final de (26-20).

 

Un respiro para el Cuatro Rayas Valladolid, que tiene la permanencia a tiro de piedra. El próximo y último en Huerta del Rey se disputa el domingo 25 de mayo, frente al BM Atlético de Madrid.


Cuatro Rayas Valladolid: Lamariano, Héctor Tomás, Megías, Krivokapic (2), Vega (1), Eilert (9), Fernando (10), Porras (3), Peciña (1), Ávila, Víctor Alonso, Félix García, Lacasa, Roberto Pérez, Bozovic y César Pérez.

Fertiberia BM Puerto Sagunto: Bruixola, Pablo, Samuel, Serrano (3), Rubén Ruiz (1), Moriñigo (3), Tarrasó (1), Milasevic (1), Berrios (2), Chernov (1), Toni Alegre (2), Nebot, Fernández (2), Chispi (2), Vallés (1) y Latorre (1).

Árbitros: Álvaro Ruiz González y David Zapico Fernández. Exclusiones por el Cuatro Rayas Valladolid Peciña, Krivokapic y por Fertiberia BM Puerto Sagunto Serrano, Rubén Ruiz, Chernov, Fernández y Chispi (2,DD).

Marcador parcial cada cinco minutos: 2-3, 4-4, 6-5, 8-5, 11-6, 13-8 Descanso 16-9, 18-12, 21-13, 22-17, 25-19, 26-20. Final. Polideportivo Huerta del Rey.