El Cuatro Rayas Valladolid suma otro punto a costa del colista Bidasoa (20-20)

Punto a punto, el equipo vallisoletano le va tomando el pulso a la categoría. En la jornada de la Liga ASOBAL disputada este viernes ha cosechado un empate en la pista del colista Bidasoa.

20 - Bidasoa-Irun: (12+8) Zubiria, Ugarte (4), Aramburu (1), Díaz de Cerio, Vidal (3), Azkue (2), Mujika (2) -siete inicial-, Cavero, Crowley (4,2p), Fernando Rincón, David Rincón (2), Aldunate (1) y Jauregi (1).

 

20 - Cuatro Rayas Valladolid (13+7): Lamariano, Peciña, Lacasa (3), Fernando Hernández (2,1p), Corzo (4), Camino (1), Delgado -siete inicial-, Porras (1), David Fernández, Paco López (5), Juárez (1), Pérez, Megías (2) y Bozovic (1).

 

Parcial cada cinco minutos: 1-2, 3-4, 6-6, 7-8, 9-12 y 12-13 (descanso); 14-14, 14-15, 15-15, 17-16, 19-18 y 20-20.

 

Árbitros: José Luis Fernández (comité asturiano) y Antonio Martín (Comité Castellanoleonés). Excluyeron a Aldunate (2), Crowley, Azkue y Jauregi, del Bidasoa, y a Bozovic (2), Peciña y Paco López, del Cuatro Rayas Valladolid.

 

Incidencias: encuentro correspondiente a la cuarta jornada de Liga Asobal, disputado en el polideportivo municipal Artaleku de Irún.

 

El Bidasoa-Irún y el Cuatro Rayas Valladolid han empatado (20-20) en un partido muy igualado durante los sesenta minutos, en el que primaron las defensas y que permite al conjunto irunés sumar su primer punto de la temporada.

 

Los aficionados bidasotarras se han quedado con cierto sabor agridulce porque su equipo ha estado muy cerca de la victoria, de hecho han llegado con ventaja a los últimos minutos, aunque es cierto que también ha podido perder porque los vallisoletanos han tenido el último ataque.

 

El Cuatro Rayas tomó la delantera en el marcador desde el inicio del partido, con pequeñas ventajas de dos goles, y se mantuvo por delante hasta el descanso, a excepción de tres minutos mediada la primera parte en la que el Bidasoa se colocó 6-4 tras un parcial de 3-0 con goles de Azkue y Vidal.

 

Los visitantes reaccionaron, aprovechando la segunda exclusión de Alduante, y le endosaron el mismo parcial al Bidasoa para volver a tomar el mando en el luminoso, alcanzado una renta de tres goles (9-12) en el minuto 25, gracias a un inspirado Paco López.

 

A pesar de las exclusiones que lastraron a los locales, fueron sancionados con cinco por una de los visitantes en los primeros 30 minutos, las paradas de Zubiria en el tramo final de la primera parte permitieron al Bidasoa acercarse en el marcador e irse un gol abajo (12-13) al descanso.

 

En la reanudación, las defensas y los porteros, sobre todo un excepcional Lamariano, fueron los protagonistas, tanto es así que los goles llegaron con cuentagotas y, tras casi veinte minutos de la segunda parte, el parcial era 4-3 favorable al Bidasoa (16-16).

 

El técnico local, Fernando Bolea, ex jugador durante varias temporadas del histórico Michelin Valladolid, pidió tiempo muerto tras varios ataques fallados por sus jugadores para ponerse por delante y las instrucciones del entrenador maño surtieron efecto, ya que dos jugadas en las que combinaron con el pivote terminaron con sendos goles de Ugarte (18-16).

 

Con esa corta ventaja del Bidasoa se entró en los últimos siete minutos del partido, una diferencia que el conjunto irunés mantuvo hasta el minuto 56 (20-18) pero, a partir de ahí, no fueron capaz de superar en ninguna ocasión más a Lamariano.

 

A falta de minuto y medio (20-19), David Rincón falló un lanzamiento que podía haber sentenciado el partido y en la siguiente jugada el Cuatro Rayas marcó el gol que puso la igualada (20-20) en un marcador que ya no se movería.

 

El Bidasoa pudo haberse llevado los dos puntos porque le correspondía el último ataque, pero perdieron el balón y los vallisoletanos tuvieron los últimos quince segundos para ganar, pero el lanzamiento de Corzo se fue fuera.

 

De esta forma, el Bidasoa estrena su casillero y se quita un peso de encima, mientras que el Cuatro Rayas suma cuatro puntos y se mantiene en la zona media alta de clasificación.