El Cuatro Rayas Valladolid pacta un empate con el Anaitasuna

El Cuatro Rayas y el Anaitasuna se han repartido los puntos (26-26) tras un partido muy disputado en el que, tras la remontada local al final de la primera mitad, en la que los navarros llegaron a contar con cinco goles de ventaja, el juego se convirtió en un toma y daca hasta el final.

26 Cuatro Rayas Valladolid (14+12): Lamariano (César Pérez, ps), Porras (1), Lacasa (-), Fernando Hernández (2,1p), Corzo (6), Camino (1), Ávila (2), Peciña (1), Paco López (4), Megías (5) Juárez (2,1p) y Bozovic (2). 

 

26 Helvetia Anaitasuna (15+11): Álex Capón (Santana, ps), Bernatonis (3), Buldain (-), Garza (-), Etxeberría (1), Borragán (-), Chocarro (1), Meoki (2), Montávez (3,1p), Reig (4), Nadoveza (8), Iker Antonio (3), Goñi (-) y Gastón (1).



Parcial cada cinco minutos: 2-3, 3-4, 5-6, 7-10, 9-14 y 14-15 (descanso); 16-17, 17-18, 20-19, 21-22, 24-24 y 26-26 (final)

 

Árbitros: Alberto Hermoso del Amo y David Monjo Ortega (Federación madrileña). Excluyeron dos minutos a Ávila (min.8), Peciña (min.16 y 29), Fernando Hernández (min.41) y Porras (min.48), del Cuatro Rayas, y a Bernatonis (min.3), Buldain (min.13 y 52), Etxeberría (min.37), Garza (min.39), Borragán (min.43), Chocarro (min.54) y Nadoveza (min.59), del Anaitasuna.

 

Incidencias: Encuentro correspondiente a la tercera jornada de Liga Asobal, disputado en el polideportivo Huerta del Rey ante unos 1.700 espectadores. 

Los vallisoletanos no salieron tan entonados en defensa como en los anteriores partidos lo que, ante un equipo organizado y que sabe hacer valer el bloque como el Anaitasuna, se convirtió en una importante losa que supo aprovechar bien el cuadro navarro para hacerse con los mandos del juego. 

 

Los de Etxaburu desplegaron una intensa y firme defensa que frenó cualquier intento de los locales por conseguir un ataque fluido, por lo que las diferencias para el Anaitasuna siguieron "in crescendo" hasta alcanzar los cinco goles (9-14)

 

Y es que, el tiempo muerto solicitado con el 6-9 por el vallisoletano Nacho González cayó en saco roto, ya que a su equipo le suponía un esfuerzo extraordinario lograr romper la férrea defensa visitante, mientras que los navarros anotaban con facilidad en la meta local. 

 

Pero esos cinco tantos de renta navarra hicieron despertar al Cuatro Rayas, que aumentó la presión defensiva y aprovechó el acierto de sus lanzadores Paco López y Bozovic para dejar el marcador en empate a 14, tras un parcial de 5-0, que desharía Nadoveza con el tiempo cumplido al transformar un golpe franco (14-15)

 

Los vallisoletanos habían aprendido la lección y, con una defensa mucho más compacta y una mejor lectura de las acciones ofensivas, fueron minando la capacidad del conjunto visitante para ponerse por delante en el marcador por primera vez en el encuentro (20-19), aunque esa ventaja fue efímera. 

 

Los navarros recuperaron el terreno perdido, de la mano de un efectivo Nadoveza, pero el Cuatro Rayas no perdió la concentración, con lo que la igualdad se instaló en el electrónico (24-24), a falta de cinco minutos, y que ya no se rompería, ya que el resultado terminó en empate (26-26).