Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El Cuatro Rayas se inmola en los últimos quince minutos

Gonzalo Porras, en un lanzamiento a puerta. TRIBUNA

Los vallisoletanos pagaron cara su falta de mordiente ante un preciso Huesca que acabó llevandose el partido en Huerta del Rey por 25 a 31.

25 - Cuatro Rayas Valladolid (12+13): Pérez Verdejo (Cananas, ps), Peciña (1), Juárez (5,4p), Fernando Hernández (4), Megías (2), Ávila (1), Bozovic (1), Porras (3), Corzo (6), Camino (-) y Paco López (2).

31 - BM Huesca (12+19): Corrales (Pablo Hernández, ps), Rochel (-), Eloy González (5), Novelle (5), Marcelo (8,1p), Cuartero (10,1p), Escribano (-), Molina (-), Mira (1), Espigol (2) y Nolasco (-).

 

Parcial cada cinco minutos: 1-1, 2-3, 4-6, 7-8, 10-9 y 12-12 (descanso); 17-15, 19-18, 19-20, 21-23, 23-28 y 25-31 (final).

 

Árbitros: José Luis Fernández Fernández (Federación asturiana) y Antonio Martín Franco (Federación castellanoleonesa). Excluyeron dos minutos a Porras (min.39), Paco López (min.40), del Cuatro Rayas, y a Nolasco (min.24), Molina (min.36 y 54), Mira (min.39), Rochel (min.47) y Espigol (min.55), del BM Huesca.

 

Incidencias: Encuentro correspondiente a la décima jornada de Liga Asobal, disputado en el polideportivo Huerta del Rey ante unos 2.000 espectadores.

El Cuatro Rayas ha pagado cara su falta de mordiente en los últimos quince minutos del partido, ante un Huesca más preciso e inteligente que supo aprovechar el bajón anímico de los locales al verse superados por el rival, a través del acierto anotador de Cuartero -diez goles- y Marcelo -ocho-.

 

Los dos equipos salieron dispuestos a vender caro el gol del contrario, y presentaron una defensa organizada, ambos en 5:1, que impidió la fluidez en el juego de ataque y dejó el marcador con resultados paupérrimos en los primeros instantes debido a esa intensidad defensiva (2-3, min.10).

 

Aunque la iniciativa estuvo del lado visitante, los vallisoletanos mantenían el tipo, impidiendo que el Huesca lograra distanciarse, a pesar de que en el plano ofensivo se mostraron muy poco efectivos, con errores en los pases, que permitió al rival obtener una pequeña renta de dos goles (4-6).

 

El técnico vallisoletano, Nacho González, no esperó para pedir un tiempo muerto y frenar ese intento de romper el partido del cuadro oscense, lo que consiguió de manera inmediata, merced al aumento de la tensión defensiva, la buena actuación de César Pérez en la portería y una mejor lectura del juego de ataque.

 

Así, aunque el Cuatro Rayas logró hacerse con las riendas del electrónico (10-9), por primera vez en el partido, el Huesca no bajó la guardia y sesgó la reacción local de la mano de un efectivo Eloy González, que dejó el resultado en 12-12 al descanso.

 

Tras la reanudación, los locales salieron en tromba, sorprendiendo a un Huesca que no había llegado a acoplarse de nuevo, para lograr una renta de tres goles (15-12), que José Francisco Nolasco trató de anular con un receso, aunque la reacción de su equipo tardaría en llegar.

 

Pero llegó, y de una manera implacable, terminó con las esperanzas locales, con Marcelo y Cuartero convirtiéndose en una pesadilla para la meta de los vallisoletanos que, a pesar del tiempo muerto de Nacho González, ya no tuvieron ninguna opción y se vieron arrastrados por el huracán oscense, que terminó arrasando (25-31).