El Cuatro Rayas cae en Huerta del Rey ante el Juanfersa Gijón (26-28)

El equipo vallisoletano cosechó una derrota peligrosa ante el cuadro asturiano que le aleja de al zona de la clasificación en la Liga ASOBAL. 

26 - Cuatro Rayas Valladolid (13+13): Lamariano (Pérez Verdejo, ps), Porras (2), Juárez (6), Fernando Hernández (5), Corzo (10,3p), Camino (1), Ávila (1), Peciña (-), Megías (-), Bozovic (1) y César Pérez (-).

 

28- Juanfersa Grupo Fegar (12+14): Savic (Nacho Fernández, ps), Cakic (7), Costoya (5), Huerta (3), Pellitero (2), Maxi Cancio (4), Ángel Paraja (4), Pablo Fernández (-), Serdio (-), Adrián Fernández (2), Acetti (-), Miguel Paraja (-), Plaza (-), Samuel Pérez (-) y Juan José Ruesga (1).

 

Parcial cada cinco minutos: 4-2, 8-5, 9-8, 9-10, 11-12 y 13-12 (descanso); 17-13, 18-16, 21-19, 22-24, 24-26 y 26-28 (final).

 

Árbitros: Carlos Luque e Ignacio Pascual (Federación catalana). Excluyeron dos minutos a Porras (min.51), del Cuatro Rayas, y a Costoya (min.30), Adrián Fernández (min.32) y Cakic (min.35), del Juanfersa Gijón.

 

Incidencias: Encuentro correspondiente a la octava jornada de Liga Asobal, disputado en el polideportivo Huerta del Rey ante unos 1.300 espectadores.



 

El Juanfersa de Gijón se ha impuesto a un Cuatro Rayas Valladolid sin intensidad defensiva y falto de organización, ya que encontró muchos problemas en la dirección del juego, que no pudo frenar el buen hacer de Costoya y Cakic ni superar la seria defensa de los visitantes.

 

El cuadro asturiano tardó en acoplarse a la pista vallisoletana, lo que aprovecharon los locales para tomar el control del juego en los primeros compases del encuentro, merced a una mejor defensa y al acierto ofensivo, que les permitió obtener una renta de tres goles (4-1).

 

Alberto Suárez no esperó más para pedir tiempo muerto y, con una sustancial mejoría en el plano defensivo y con Huerta como referente en ataque desde el extremo, el Juanfersa fue recortando distancias hasta ponerse por delante en el marcador (9-10), ante la escasa operatividad del Cuatro Rayas, que vagó sin rumbo.

 

Los vallisoletanos volvieron a cometer errores de concentración y eso fue bien aprovechado por los gijoneses que, de la mano de un inspirado Costoya, mantuvieron el control del electrónico hasta que Corzo reclamó su protagonismo en los instantes finales de la primera mitad para instalar un 13-12 antes del descanso.

 

Tras la reanudación, el Cuatro Rayas supo hacer valer la superioridad que disfrutó durante varios minutos para distanciarse en el marcador (17-13), pero esa ventaja se quedó en agua de borrajas, ya que, una vez más, los vallisoletanos cometieron muchos errores, fruto de la falta de intensidad defensiva y la escasez de ideas en ataque.

 

Eso dio alas a un Juanfersa mucho más centrado y unido, que se empleó con mayor contundencia en defensa y sacó petróleo de cada jugada, para hacerse con el control total del juego (21-23), que logró conservar hasta el final del partido (26-28), logrando una importante victoria y con ella nueve puntos en su casillero.