El CPLV también acaba con la imbatibilidad del Rubí (5-4)

Un momento del choque entre CPLV y Rubí. TRIBUNA

Los vallisoletanos doblegan a los catalanes en un partido muy reñido y que se tuvo que disputar en Los Cerros por las obras en Canterac.

El CPLV volvió a acabar con la imbatibilidad de un equipo esta temporada. Si hace una semana fue el Espanya el que cedía en Los Cerros ante el empuje y coraje de los vallisoletanos, este sábado a última hora de la noche era el Rubí catalán el que perdía la condición de invicto en tierras castellanas. El conjunto entrenado por Ángel Ruiz se impuso de forma ajustada por 5-4 a otro de los favoritos a hacerse con el título de la Liga Elite masculina, de la que es el vigente campeón.

 

De nuevo, el pabellón de Los Cerros se quedó pequeño para acoger un duelo de máximo nivel y que tantos títulos ha deparado. El CPLV ha tenido que jugar los dos partidos más importantes de la temporada en el barrio de Girón debido al retraso en las obras de Canterac. En Los Cerros, el conjunto vallisoletano comenzó más asentado y fruto de ello llegó el primer tanto, obra de Guille Jiménez. Habían pasado 10 minutos y el joven canterano batió a Tavano. A partir de ahí se vivió una auténtica locura de expulsiones, con tres por el lado pucelano y una por el catalán, que supo aprovecharlo para empatar a 8 minutos del descanso.

 

Pero el CPLV de este sábado quería despedir a Vili Palola como se merece. El finlandés vuelve, como estaba previsto, a su país aunque desde el club se trabaja para contar con él de nuevo en 2016. Así que, de nuevo, Guille Jiménez, con asistencia de Mario Díez; y Dani Collantes pusieron el 3-1 al descanso. Con minutos para los 13 jugadores, la máquina del CPLV estaba engrasada.

 

Pero Rubí no baja los brazos fácilmente. Ni siquiera cuando tras el 3-2 de Porqueras, Olmo Ercilla aprovechaba una superioridad para batir de nuevo a Tavano. Los catalanes pronto vieron puerta tras una expulsión del CPLV y a 10 minutos para el final empataban el choque. Cada superioridad era aprovechada al máximo por Rubí.

 

Así se entró en la recta final, con todo en juego y mucha emoción, como la que le gusta a la afición del CPLV. Con tensión, un sinfín de lanzamientos y su equipo volcado a por el gol. Si esta temporada los minutos finales no estaban siendo los más fructíferos para el conjunto vallisoletano, en los dos últimos partidos todo ha cambiado. Ante Rubí gracias al tanto que anotó Guille, firmando un triplete, a 21 segundos para el final y que, a la postre, dio tres nuevos puntos al cuadro vallisoletano, que acaba con la imbatibilidad de otro de los grandes y que ya es cuarto.

Noticias relacionadas