El CPLV Mozo-Grau femenino cae eliminado de la Copa de la Reina en la prórroga

TRIBUNA

Las Panteras cedieron ante Tres Cantos (4-3) con un gol de oro.

Tres Cantos: Carmen Muñoz, Ainhoa Merino, Vega Muñoz, María Pellico, Andrea Merino, Adriana Porrera, Elena Ramos, Carmen Rivera y Patricia Villacorta.

 

CPLV Mozo-Grau: Virginia Martínez, Alicia González, Alba Calero, Laura Alvarado, Verónica Ibáñez, Sara Díez, Julia Fouz, Carmen Hernández, Lucía Ruiz, Ana Sierra, María Tordera, Celia Sáez, Sandra Ibáñez, Beatriz Jiménez y Andrea Sinovas.

 

Goles: 1-0 (minuto 2). Elena Ramos. 1-1 (minuto 3). Sara Díez. 1-2 (minuto8). Alba Calero. 1-3 (minuto 11). María Tordera. 2-3 (minuto 14). Ainhora Merino. 3-3 (minuto 17). Elena Ramos. 4-3 (minuto 43). Vega Muñoz.

El CPLV Mozo-Grau femenino se quedó fuera de la final de la Copa de la Reina de la forma más injusta, tras ceder ante el Tres Cantos PC-Kamikazes con un gol de oro a los tres minutos de la primera prórroga. Las Panteras querían jugar su final, la que se jugará este domingo a primera hora en el polideportivo de Canterac, pero vieron cómo la mala suerte se cebó con ellas en esa primera prórroga.

 

Las vallisoletanas, terceras esta temporada en la Liga Elite, se encontraron con un partido muy complicado de jugar, con las madrileñas encerradas atrás aprovechando los errores de su rival. En uno de ellos, el cuadro madrileño se adelantó. Era el minuto 1.40. Lo que podía haber sido un mazazo fue un acicate y en un visto y no visto, Sara Díez y Alba Calero dieron la vuelta al marcador. El dominio de la pastilla era local y María Tordera puso el 1-3 (las Panteras jugaron como visitantes) en el minuto 11. Pero una superioridad madrileña y otro error evitable hicieron que al descanso se llegase con 3-3.

 

La segunda parte fue de mayor dominio del CPLV Mozo-Grau, que buscó incesantemente el gol, pero se topó con el acierto de Carmen Muñoz en la portería del Tres Cantos. El tiempo pasaba y la prórroga y el famoso gol de oro decidiría. Ahí, tras un inicio con dos manos a manos, uno por cada equipo, llegó el fatídico tercer minuto, en el que Vega Muñoz se encontró una pastilla suelta para hacer el 4-3 y dejar sin final a las Panteras.