Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El CPLV Mozo-Grau, campeón de la Copa del Rey de hockey

ALFONSO J. PELAYO

El conjunto vallisoletano cosechó su séptima Copa del Rey tras imponerse por 3-4 al Rubí catalán en la final disputada en Canterac.

FICHA TÉCNICA:

 

HC Rubí: Paul Richard Hoz, Kilian Alfaro, Carles Benito, Ales Chamrad, Ignacio del Rey, Marcos Fajardo, Sergi García, Pol Jansa, Albert Margarit, Raimon Paniagua, Xavier Porqueras, Eduardo Requena, Lluis Torres y Pol Santos.

 

CPLV Mozo-Grau: Markus Pippo, Nathan Sigmund, Andrés Portero, Matias Kilpinen, Rafa Herrero, Marcos Pérez, Adel Saber, Olmo Ercilla, Rubén Herrero, David Pérez, Daniel Collantes, Miguel Álvarez, Alejandro Herrero, Álvaro Lobo y Alberto Sánchez.

 

Goles: 0-1(min. 1). Nathan. 1-1 (min. 3). Chamrad. 2-1 (min. 8). Fajardo. 2-2 (min. 9). Rubén. 2-3 (min. 21). Nathan. 2-4 (minuto 21). Olmo. 3-4 (min. 34). Fajardo.

El CPLV Mozo-Grau ya tiene su Décima. El conjunto vallisoletano se ha llevado un nuevo título de la Copa del Rey (séptimo en categoría masculina, más los tres que tienen las Panteras) al derrotar en la final en un abarrotado polideportivo de Canterac al HC Rubí catalán (3-4). Los dirigidos por Nathan Sigmund se impusieron al actual campeón liguero con mucho oficio, sobre todo en los minutos finales.

 

La final no estuvo exenta de sufrimiento. El conjunto catalán dio la vuelta a un marcador que se había puesto a favor de los pucelanos tras el tempranero tanto de Nathan (a los 18 segundos). En apenas cuatro minutos (3 y 7), Rubí se ponía con un 2-1 que hacía temer lo peor, pero Rubén Herrero lograba el empate casi en la siguiente jugada y con ese resultado se llegó al descanso.

 

La salida de los vestuarios dio paso a la mejor versión del Mozo-Grau, con otro tempranero tanto de Nathan (a los 31 segundos) y otro de Olmo Ercilla antes de cumplirse el minuto. El conjunto vallisoletano asentó un mazazo de órdago que dejó la final encarrillada.

 

Con todo, enfrente estaba el que se ha alzado con el campeonato de Liga y quizá favorito también en la Copa. Y la recta final el sufrimiento hizo acto de presencia en Canterac. Un gol de Rubí a seis minutos para el final y una expulsión de Adel hizo temer lo peor, pero los vallisoletanos aguantaron y dejaron el título de la Copa del Rey en casa. Las celebraciones en la pista y fuera de ella fueron lo siguiente a la consecución de la décima Copa por parte del CPLV.