El coste de los comedores escolares de verano del Ayuntamiento de Valladolid fue de 9.200 euros

Imagen del Pleno Municipal celebrado este martes. A.MINGUEZA

Hubo dos contratos diferentes, uno de casi 10.000 euros sufragado por Aguas de Valladolid y otro del Consistorio que supuso el pago de los 9.200 mencionados euros.

Duda resuelta. Casi 9.200 euros, concretamente 9.195.48, ni un céntimo más, ni uno menos. El equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Valladolid, compuesto por PSOE y Valladolid Toma la Palabra, ha justificado el programa ‘Compartiendo en verano’, por el que se abrieron los comedores escolares del 1 de julio a 28 de agosto, en dicha cifra de gasto, repartidos en 6723.59 euros en comida y 1.799.52 para monitores.

 

Así se ha respondido al Partido Popular, que después de varios meses de acusaciones ha visto respondidas sus cuestiones, en las que se planteaba que el Ayuntamiento hubiera podido tramitar todo de manera ilegal. Las acusaciones se referían a que el programa, al gestionarse de manera fugaz al entrar Óscar Puente y su equipo de Gobierno a la Alcaldía el 13 de junio, a apenas unas semanas de que este arrancara, podía haberse movido de manera no válida.

 

Eso sí, fueron dos contratos diferentes para estos comedores escolares de verano. El primero, el mencionado del Consistorio de 9.200 euros y otro realizado por Aguas de Valladolid con un aporte de 10.000 euros de manera desinteresada, que se invirtieron en 7.295.24 euros en comida y 2.486.46 euros en transporte de niños en la empresa municipal de Auvasa.

 

Así, la concejal de Educación, Infancia e Igualdad, Victoria Soto, ha planteado que todo se gestionó por un modelo de contrato menor de servicio apto siempre que no se superen los 12.000 euros, requisito que parece cumplido según los papeles facilitados por el equipo de Gobierno. “Solo han intentado poner palos en las ruedas”, defendió Soto en el Pleno, quien acto seguido señaló al PP que “venga Dios y lo vea si en algún momento hubo negación a informar” de lo contratado.

 

Pero no todo estuvo tan claro en el Ayuntamiento de Valladolid. De hecho, saltaron chispas en el Salón de Plenos. El PP acusó de falta de transparencia al equipo de Gobierno, mientras que Soto respondió enumerando día por día y gestión por gestión cómo se llevó todo el tema de los comedores de verano. Sí se Puede por un lado justificaba que se hubieran abierto estos, siempre que se hubiera cumplido la legalidad, algo que secundó también Ciudadanos.

 

Y entre choques y acusaciones de un lado, y exigencias y peticiones desde otro, finalmente el asunto quedó bastante en el aire. PSOE y Toma la Palabra defendían que todo se hizo de manera correcta y siempre de manera legal, mientras que PP y Ciudadanos recelaban. “No estamos incumpliendo nada”, concluyó Victoria Soto. Finalmente, será la Asesoría Jurídica del Ayuntamiento la que compruebe que todo está en orden en un plazo máximo de un mes.