El controlador de la ORA escuchó a Triana decir "abre" antes de ocultar el arma en el coche de Gago

Posteriormente, ha precisado, oyó cómo se abría el coche de Raquel y un portazo, pero no vio nada porque él se encontraba "de espaldas" al vehículo, aunque la policía local tenía "una visión más amplia" del coche.

El controlador de la ORA que habló con la agente de Policía Local Raquel Gago en el momento en el que Triana Martínez ocultó el arma homicida en el coche de ésta, dentro de un bolso tipo bandolera, ha afirmado este martes en la Audiencia Provincial de León que cuando se encontraba "enfrascado" en la conversación con la agente vio acercarse a Triana y eschó a ésta decir "abre" a su interlocutora.

 

Posteriormente, ha precisado, oyó cómo se abría el coche de Raquel y un portazo, pero no vio nada porque él se encontraba "de espaldas" al vehículo, aunque la policía local tenía "una visión más amplia" del coche. "Raquel estaba de frente, supongo que sí podía ver la puerta del coche", ha afirmado este testigo, en referencia a si Raquel pudo presenciar cómo Triana introducía su arma en el coche.

 

El testigo ha explicado que se encontró con Raquel Gago el 12 de mayo de 2014 en torno a las 17.20 horas y que estuvieron hablando alrededor de 15 minutos sobre un problema que ella había tenido con otros controladores de la ORA, compañeros suyos.

 

En el transcurso de esa conversación fue cuando llegó Triana Martínez y escondió el bolso en el coche de Raquel, ha añadido el trabajador de la ORA, quien, no obstante, ha insistido que no vio nada y que la chica, en relación a Triana, "se marchó dirección Gran Vía San Marcos".

 

El controlador ha precisado que no vio nada porque ambos estaban "muy enzarzados" en la conversación y que "no se fijó", que lo único que oyó fue "abre" y escuchó también cómo se abrían las puertas, para acto seguido oir también a Triana cuando ésta indicaba a Raquel que iba a la frutería.

 

Antes de comenzar la conversación con Raquel, el testigo ha explicado que vio a Raquel "parada", pero no ha sabido precisar si se encontraba en "actitud de espera o no", pese a las insistentes preguntas de la Fiscalía y las acusaciones.