Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El consumo de cannabis, más peligroso para el cerebro cuando se inicia antes de los 16 años

Una investigación del Hospital Clínic de Barcelona sugiere que la edad de inicio del consumo puede condicionar los cambios estructurales que causa en el cerebro, que son mayores cuando se comienza antes de los 16 años.

"En estos casos el cerebro está todavía en maduración y no ha alcanzado su plenitud de desarrollo", según ha reconocido Santiago Nogué, responsable de Toxicología Clínica de este hospital que ha coordinado las X Jornadas de Actualización en Toxicología organizadas este viernes en Barcelona, con el apoyo de Menarini.

 

El trabajo, cuyos resultados son todavía preliminares dado que todavía no está cerrado el reclutamiento de pacientes, está liderado por la doctora Rocío Martín Santos y el objetivo es evaluar la repercusión del cannabis en el cerebro de los jóvenes.

 

Pero en la veintena de sujetos ya analizados han visto, a través de imágenes obtenidas mediante resonancia magnética, que quienes empezaron a consumir antes de los 16 años y continúan haciéndolo a los 21 años presentan mayores cambios en la estructura cerebral, lo que "podrían explicar un menor rendimiento escolar y laboral y el déficit de atención y memoria que se suele observar en estos consumidores".

 

Esta alteración cerebral es mayor cuanto más precoz y en más cantidad se consume, según ha reconocido Nogué, que asegura que reducir el consumo hace que estos cambios estructurales mejoren pero "en muchos casos no llega a normalizarse del todo".

 

Asimismo, ha reconocido este experto, en estudios previos se han identificado algunos genes que hacen que el consumidor sea más susceptible a tener estos cambios cerebrales que, "aunque son pequeños, tienen su influencia en la conducta posterior del individuo".

 

LA EDAD DE INICIO EN ESPAÑA, EN TORNO A LOS 13 AÑOS

 

Estos resultados tienen especial importancia, ha alertado Nogué, que recuerda que en España el cannabis es la droga ilegal más consumida y la edad media de inicio está en torno a los 13 años, y actualmente hay adolescentes que consumen entre dos y cuatro porros diarios.

 

Además, existe la "falsa creencia de que es una droga blanda", ha lamentado este experto. De hecho, una reciente encuesta de la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD) revelaba como hasta la mitad de la población española estaba a favor de legalizar su venta y su consumo.

 

"Es importante que los jóvenes se consideren como población de riesgo y el entorno familiar y social tenga toda la información que hay disponible y muestra que su consumo tan precoz no es nada bueno", ha defendido.

 

Del mismo modo, ha criticado la gran polémica que se está produciendo por la proliferación de clubes cannábicos en diferentes regiones de la geografía española.

 

"Es paradójico que se hagan campañas antitabaco y se impongan restricciones para fumar --que a su juicio están teniendo un gran éxito-- al mismo tiempo que se permite que prosperen lugares donde la gente pueda consumir cannabis", según este experto, que insiste en que los efectos nocivos "no deben ser minimizados". "Hay que abordar el problema y no dejar que siga creciendo de forma anárquica", ha aseverado.