El consumo de alcohol provoca el desarrollo de 7 tipos de cáncer

Orofaringe, laringe, esófago, hígado, colon, recto y mama de la mujer son los tipos de cáncer que pueden desarrollarse por abusar del alcohol.

Una nueva revisión de la evidencia epidemiológica apoya una asociación causal entre el consumo de alcohol y el desarrollo de siete tipos de cáncer: orofaringe, laringe, esófago, hígado, colon, recto y mama de la mujer.

 

Ésta es una declaración más fuerte que la vinculación reconocida hace mucho tiempo entre el alcohol y el cáncer. Una asociación significa que hay una relación de algún tipo entre las dos variables y una relación causal significa que hay evidencia de que el consumo de alcohol causa directamente esta enfermedad.

 

La relación de causalidad fue apoyada por la evidencia de una relación dosis-respuesta, con una reversión parcial del riesgo cuando se reduce el consumo de alcohol, ajustando estadísticamente otros factores que podrían explicar la asociación y especificando la relación con algunos tipos de cáncer y otros no.

 

 La evidencia epidemiológica de estas conclusiones proviene de revisiones exhaustivas llevadas a cabo en los últimos diez años por el Fondo Mundial de Investigación del Cáncer y el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer, el 'Global Burden of Alcohol Disease Group', y meta-análisis integral más reciente realizado por Bagnardi y sus colegas, sobre la base de meta-análisis de los efectos del alcohol sobre los cánceres individuales.

 

La revisión, que se detalla en un artículo publicado en la edición digital de 'Addiction', cita evidencia de que el alcohol causó aproximadamente medio millón de muertes por cáncer en 2012, el 5,8 por ciento de las muertes por cáncer en todo el mundo.

 

Los riesgos más elevados se asocian con el mayor consumo, pero una carga considerable es experimentada por los bebedores de bajo consumo moderado. El examen también encontró que la evidencia actual de que el consumo moderado proporciona protección contra las enfermedades cardiovasculares no es fuerte.