Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

El Consistorio de Valladolid pretende abrir un Centro de Igualdad “referente” para finales de 2016

Varias mujeres de una de las lanzaderas de empleo municipales. TRIBUNA

La concejal de Igualdad del Ayuntamiento, Victoria Soto, asegura que está en los presupuestos y que saldrá adelante, si bien todavía no cuenta con inversión fija ni emplazamiento.

Se trata de una de las promesas que hizo por activa y por pasiva Óscar Puente mientras estuvo en la oposición, y su objetivo es no faltar a su palabra ahora que es alcalde de Valladolid. Entre otras medidas como un plan de formación o el fácil acceso a la vivienda para la mujer, el ahora primer edil tiene entre ceja y ceja la creación de un Centro de la Mujer que se encargue de luchar por los derechos de las féminas vallisoletanas y darles el apoyo y asesoría que puedan necesitar. Un proyecto que vería la luz de manera definitiva a finales de 2016, quizá a principios de 2017, aunque nada es seguro todavía.

 

“Hemos consignado una partida del presupuesto para dos cosas a lo largo de este mandato”, explica a Tribuna Victoria Soto, concejal de Igualdad del Ayuntamiento de Valladolid. “Primero, para abrir un proceso de debate y diálogo con el resto de ciudades que también tengan uno, y la segunda parte iría para un pequeño diseño, un estudio para los costes”.

 

Para la concejal lo importante es que “consignación en los presupuestos hay, lo que significa que hay idea de inicio”. “¿Hasta dónde podemos llegar? Pues hasta donde nos dejen y hasta donde podamos”, incide. “Este año queremos dejarlo todo cerrado, ver qué tipo de centro queremos para ya el que viene ponernos con ello y abrirlo cuanto antes”. De esta manera las fechas marcadas son finales de 2016, principios de 2017 como tarde.

 

ACTIVIDADES VARIAS

 

¿Y qué se haría en este Centro? Pues todo lo relacionado con la mujer y con la igualdad. Orientación, tratamiento, difusión... “Lo que no se visualiza no se conoce, tiene que ser un centro intergeneracional, no solo lo que necesita un hombre o una mujer, hay que dar satisfacción a todas las áreas”, explica Soto.

 

Otros dos puntos a tener en cuenta son el posible coste y su ubicación, que si bien se quiere que sea en el centro para que la mayor cantidad de gente tenga fácil acceso, aún no está nada definido. “No es fácil porque el Ayuntamiento no cuenta con demasiadas instalaciones y si hay arriendo eso supone dinero. Vamos a hacer un esfuerzo para que los técnicos nos digan algo sin gastos exagerados”.

 

En cuanto al potencial gasto, la concejal de Igualdad lo tiene claro; se quiere hacer bien, pero sin desmadres. “Estamos haciendo una primera estimación, ver si se puede encajar o no. Queremos que vaya en los presupuestos de este año, lo que hace ver que se quiere poner en marcha”. ¿Pero cuánto supondría? “No hemos hecho estimación todavía, tenemos que verlo”, deja en el aire Soto, que también asegura que espera que acabe siendo un sitio “referente”.

 

“Debe tener unas dependencias especificas y que la gente tenga el Centro de la Igualdad como referente, que no esté diluido en varias sedes. En todo caso lo que es seguro es que será participativo y que queremos ver antes lo que se hace en otros lados para aprender de lo que se está haciendo bien”. Más claro, agua. De este modo, la ciudad podría dar más pronto que tarde un salto de calidad en cuanto a igualdad de género se refiere. “Valladolid lo necesita, es necesario. No es solo un compromiso electoral, sino con la ciudadanía y hay que cumplirlo”, concluye la concejal.