El Consejo Social de la UVa beca a un centenar de estudiantes para iniciarse en tareas de investigación

Imagen del encuentro con José Ramón López, y Gerardo Gutiérrez. CARLOS BARRENA

Los fondos de este programa de ayudas proceden de la renuncia a las retribuciones por dietas de los miembros del Consejo Social de la Universidad de Valladolid.

Un total de 98 estudiantes universitarios han sido becados por el Consejo Social de la Universidad de Valladolid en los últimos tres cursos con la finalidad de favorecer que puedan iniciarse en tareas de investigación.


Para ello, el Consejo Social ha destinado a esta iniciativa un total de 98.000 euros procedentes de la renuncia a sus retribuciones por dietas y primas de asistencia a plenos y comisiones de los miembros de este órgano de participación de la sociedad en la Universidad.


Este programa de ayudas, implantado en el curso 2012-2013, responde a la apuesta del Consejo Social por fomentar la investigación, el desarrollo científico y la innovación tecnológica y por impulsar la excelencia de la investigación universitaria y las políticas de transferencia y difusión de los resultados obtenidos en las actividades de investigación.


En esta línea también se enmarcan otras iniciativas como la creación de sus Premios de Investigación o la elaboración de un Catálogo de Servicios que recoge toda la actividad de I+D+i que realizan los cerca de dos centenares de equipos investigadores que tiene activos la Universidad en prácticamente todos los centros y facultades de sus cuatro campus.


Las Becas Consejo Social se dirigen a alumnos que vayan a finalizar los estudios de segundo ciclo o de grado y de primer curso de másteres oficiales de la Universidad de Valladolid que presenten un proyecto de investigación que tenga conexión con su historial científico-técnico y, en su caso, con el proyecto fin de carrera que estén realizando.


El calendario de actividades de cada becario comprende 30 horas mensuales, siendo la distribución de esta dedicación flexible. Al final del período de disfrute de la beca se deberán haber cumplido 210 horas en total y al finalizar la beca se deberá presentar una memoria en la que el becario describa el trabajo que ha realizado y un informe del director del departamento o instituto L.O.U. en el que conste que el alumno ha cumplido satisfactoriamente las tareas encomendadas.


Como novedad en esta edición, los candidatos tuvieron que acreditar un nivel de inglés intermedio mediante un certificado B2 de acuerdo a los niveles del Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas o equivalente, requisito con el que el Consejo Social ha pretendido valorar la formación integral del alumno para aumentar su competitividad y alentar su interés por que su educación adquiera una proyección internacional


Finalmente, en este curso fueron adjudicadas un total de 29 becas por importe de 1.000 euros cada una a otros tantos alumnos de la Universidad. Todos ellos, junto con sus tutores, mantuvieron esta mañana un encuentro con el vicerrector de Investigación y Política Científica, José Ramón López, y el presidente del Consejo Social de la UVa, Gerardo Gutiérrez.


Gutiérrez explicó que el objetivo de estas becas es “pinchar" a los estudiantes para que puedan desarrollar labores de investigación, porque, a su juicio, es un tema muy importante. “Sin investigación no hay conocimiento y sin conocimiento las empresas y la sociedad no van a progresar", señaló.


Por su parte, el vicerrector de Investigación y Política Científica de la UVa agradeció esta iniciativa del Consejo Social que, según afirmó, posibilita a los estudiantes “entrar en el laboratorio y encontrar el gusanillo por la investigación", contribuyendo así a generar vocaciones en ese campo.


El encuentro, celebrado en el Museo de la Universidad de Valladolid, sirvió para conocer de primera mano la experiencia y opiniones de los estudiantes beneficiarios de estas becas y de sus tutores con el fin de orientar y mejorar esta iniciativa del Consejo Social en futuras convocatorias.