El consejo de administración de Repsol, dispuesto a aprobar mañana el acuerdo sobre YPF

Recursos de Repsol

Brufau entregó a Soria un documento para su análisis en México muy parecido al aprobado en Buenos Aires.

El consejo de administración de Repsol tiene una "predisposición positiva" a aprobar en su reunión de mañana el acuerdo alcanzado entre España, Argentina y México acerca de la compensación por la expropiación en 2012 de un 51% de YPF, indicaron en fuentes cercanas al consejo.


Las fuentes no detallan el sentido del voto de los distintos consejeros ni la posición del presidente de Repsol, Antonio Brufau, con respecto al acuerdo, alcanzado en una reunión en la que no estuvo presente y a la que sí acudieron altos directivos de la empresa, así como los primeros espadas de La Caixa, YPF y Pemex, además del ministro de Industria, José Manuel Soria, y el ministro argentino de Economía, Axel Kicillof.

Sin embargo, aseguran que el preacuerdo de ayer es prácticamente idéntico en sus términos a la propuesta recogida en un papel que entregó el propio Brufau a Soria para que el ministro lo trasladase en su reciente viaje a México a la cúpula de Pemex. Soria mostró el documento al secretario mexicano de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, y al director general de Pemex, Emilio Lozoya.

El preacuerdo cerrado ayer en Buenos Aires incluye el pago de 5.000 millones de dólares en bonos soberanos argentinos, sin que exista una compensación en activos materiales, por lo que no será preciso la participación de consultores privados independientes.

Este pago es inferior a los 7.000 millones de dólares en los que Repsol tiene contabilizado en libros el valor por el 51% expropiado, pero será aceptado por el consejo entre otras cosas porque los bonos ofrecen un margen de negociación y rápida liquidación que un dilatado proceso judicial no habría garantizado.

Además, la propuesta es sustancialmente mejor a la que Pemex llevó al consejo antes del verano, en la que también se tomaba como referencia un valor de 5.000 millones de dólares, pero con una parte vinculada a activos de Vaca Muerta tasados de forma desfavorable para Repsol.

La opción jurídica a la que renuncia Repsol, en la que existen frentes abiertos en el tribunal internacional de arbitraje del Ciadi, Estados Unidos, España y Argentina, derivaría probablemente en fallos positivos para la compañía española, pero generaría incertidumbre por lo prolongado del proceso y los posibles retrasos en los pagos.

En Repsol se considera que el acuerdo ha sido posible precisamente gracias a la presión ejercida durante año y medio a nivel judicial. Argentina logra una solución satisfactoria en la medida en que desatasca una vía judicial que bloqueaba la llegada de nuevos inversores internacionales.

CONSEJO RECEPTIVO

En el consejo de administración de Repsol se sientan La Caixa y Pemex, firmantes del preacuerdo de ayer, en virtud de sus participaciones del 12,9% y del 9,49%, respectivamente. También están representados Sacyr (9,5%), que ha mantenido un perfil de baja intensidad en las últimas semanas, y Temasek (6,3%), el fondo singapurí que atrajo el propio Brufau tras la expropiación de YPF.

El preacuerdo de ayer ha alterado el previsible desarrollo de la reunión de mañana, en la que Repsol había fijado en el orden del día la aprobación de una nueva edición del dividendo flexible, y en el que se prevía un debate con el consejero propuesto por Pemex, Arturo Henríquez, tras las declaraciones de Lozoya en contra de Brufau.

En el análisis del acuerdo, cuya ratificación está pendiente solo del consejo de administración de Repsol, la compañía actuará "en exclusivo interés" de la empresa, como señaló anoche en la nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

EL MERCADO, A FAVOR

El preacuerdo de ayer ha sido recibido de forma positiva por el mercado, hasta el punto de que Sacyr, Repsol y Caixabank se convierten en los valores que más suben en una sesión en la que el Ibex registra un alza del 0,16%%.

En concreto, las acciones de Sacyr suben un 5,07%, hasta 3,834 euros, mientras que las de Repsol registran un alza del 4,17%, hasta 19,22 euros. Los títulos de Caixabank suben un 1,1%, hasta 3,6 euros.