El Consejero de Fomento admite dificultades en la viabilidad del soterramiento

La Junta de Castilla y León, parte en la Sociedad de Alta Velocidad que se reúne mañana miércoles, asegura que quiere "estabilizar" la situación y que lo afronta "con responsabilidad".


 

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, ha asegurado hoy martes 27 que los socios de Valladolid Alta Velocidad, entre los que se incluye la Administración regional, afrontan "con responsabilidad" la reunión del Consejo de Administración que se celebrará mañana. Además ha abogado por que en ella se avance en la búsqueda de una "estabilidad" para la situación financiera y posteriormente "ver qué se puede hacer del proyecto de soterramiento".

 

Así se ha expresado este martes Suárez-Quiñones en declaraciones a los medios de comunicación antes de participar mañana en el Consejo de Administración de la Sociedad Alta Velocidad, una entidad que, como ha advertido el consejero, tiene una situación "compleja por sí misma" debido principalmente a que el "escenario financiero" en el que se constituyó era muy distinto al actual.

 

Pero Suárez-Quiñones ha considerado que las tres administraciones presentes en la Sociedad -Junta, Ayuntamiento de Valladolid y Ministerio de Fomento- afrontan la reunión de mañana "con responsabilidad" pues "miran los intereses de la administración a la que representan", pero también a la finalidad común de la Sociedad Alta Velocidad.

 

Como ha recordado el consejero, esta entidad se constituyó para crear una infraestructura importante para la ciudad de Valladolid, de modo que ha animado a los socios a "no echar por la borda las finalidades de la sociedad".

 

Para evitarlo, Suárez-Quiñones ha apostado por primero "estabilizar" la situación económica de la sociedad, que tiene pendiente la devolución del primer plazo de un crédito de 404 millones de euros, con el acuerdo de un nuevo marco financiero "estable". A partir de ahí, habrá que "ver con sosiego" los activos que tiene la sociedad y "qué es lo que se puede hacer del proyecto de soterramiento".

 

No obstante, el consejero de Fomento ha recordado las dificultades existentes como el hecho de que el préstamo se firmó en un "mercado distinto", con unas condiciones que con el tiempo se han vuelto "desfavorables" para la Sociedad, mientras que en ese periodo que ha transcurrido, los activos inmobiliarios con los que se pensaba costear la operación "han caído de forma estrepitosa en su valoración".

 

Además, ha apuntado, cada administración se encuentra con sus propias "dificultades, devenidas por el curso de la situación económica general del país".

 

Todo ello, ha recordado, introduce un factor de "mucha dificultad" para determinar la viabilidad del proyecto que se puede hacer y de la situación económica-financiera de la sociedad, por ello ha recordado que trabajan las tres administraciones que forman la Sociedad Alta Velocidad.

 

En este sentido, al ser preguntado por la posición del Ayuntamiento de Valladolid, ha optado por "no criticar" las posturas de otras administraciones, ya que es el momento de ponerse de acuerdo, "buscar puntos en común", acordar un nuevo marco financiero, que el proyecto "no termine de forma abrupta" y lograr el objetivo de la sociedad de crear esta "gran infraestructura" que conectará las zonas de la ciudad divididas por el ferrocarril.

 

De hecho, ha subrayado que "por la Junta no se va a romper ésto", ha enfatizado, y eso que ha considerado que es la administración "que menos tiene que ver, por que es una estación y equipamiento para Valladolid". Pero pese a ello, ha afirmado que la Junta está "implicada", trabaja y "mediará en caso de ser necesario".

Noticias relacionadas