El Congreso debate hoy si debe prohibir que diputados y senadores cobren sobresueldos de los partidos

Rosa Díez, Con Carlos Martínez Gorriarán, De Upyd

La Comisión Constitucional del Congreso debatirá este miércoles una iniciativa de UPyD con la que se pretende prohibir por ley que los partidos políticos paguen sobresueldos a sus diputados y senadores.

Se trata de una proposición no de ley en la que se reclama la reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) "a fin de que se impida que los partidos políticos y grupos parlamentarios puedan pagar 'sobresueldos' a sus Diputados y Senadores por el desempeño de cargos orgánicos", aunque las actividades se consideren compatibles.

Según el partido que lidera Rosa Díez, esos 'sobresueldos' pueden ser "en principio legales (si están debidamente abonados y declarados ante las autoridades laborales y fiscales competentes) o pueden no serlo, si se pagan en metálico y provienen del cobro de comisiones o de financiación ilegal de partidos políticos", en alusión a lo denunciado por extesoreros del PP como Luis Bárcenas.

EL DEBATE PENDIENTE DE LOS SUELDOS DE LOS POLÍTICOS

UPyD denuncia que "la existencia de 'sobresueldos' impide totalmente abordar" el debate de los sueldos de los políticos, porque se apuesta por "sueldos 'oficiales' medios relativamente bajos (bastante por debajo de países de nuestro entorno)", a cambio de "unas retribuciones reales en ocasiones superiores, camufladas bajo una práctica, la del 'sobresueldo', que no cuenta con la debida transparencia y que colabora al desprestigio de nuestras instituciones".

Por ello, el partido magenta quiere que, paralelamente, el Parlamento "mejore su propio régimen de transparencia, publicando las remuneraciones de todos los Diputados y Senadores en la página oficial de ambas Cámaras y adoptando las medidas necesarias para que la declaración de bienes y rentas de los mismos se actualicen de forma anual, incluyendo las rentas percibidas en el ejercicio inmediatamente anterior y las modificaciones existentes respecto de bienes patrimoniales".

El objetivo de UPyD es hacer frente a "uno de los momentos de más baja valoración" que atraviesa la clase política, que "sin duda obedece a la infinidad de casos de corrupción descubiertos, a los numerosos casos de nepotismo y amiguismo conocidos y a una falta de cultura de la transparencia, que transmiten la sensación de la llamada clase política como una oligarquía privilegiada, eso que ahora se llaman 'elites extractivas', que anteponen su propio lucro personal al interés general".