El Congreso contará con 138 mujeres, y sólo Unidos Podemos y PSOE alcanzan la paridad

Banderolas por el 8 de marzo en la Puerta de los Leones del Congreso

Las mujeres siguen si llegar al 40% del hemiciclo tras cuatro convocatorias con la Ley de Igualdad en vigor.

El Congreso surgido de las elecciones de este domingo, que se constituirá el próximo 19 de julio, tendrá un total de 138 mujeres frente a 212 hombres, exactamente el mismo reparto por género que surgió de las elecciones del pasado mes diciembre. Como entonces, la presencia femenina sólo supera el 40% en los grupos parlamentarios de Unidos Podemos y sus confluencias y el del PSOE, que precisamente son los que han presentado 'listas cremalleras' que alternan hombres y mujeres.


Así las cosas, por segunda vez la Cámara arrancará la legislatura con un porcentaje femenino del 39,4% rozando el 40% donde se sitúa la llamada democracia paritaria. Aunque en diciembre fueron elegidas 138 diputadas, al final fueron 139 las que tomaron posesión el día de la constitución del Congreso porque un electo del PP no recogió su acta, corrió la lista, y entró una parlamentaria.

PESE A LISTAS CREMALLERA NO SE LLEGA A LA PARIDAD

Este incremento de la presencia de diputadas se explica fundamentalmente porque las mujeres han encabezado más candidaturas que en citas anteriores. El PSOE fue el partido que presentó más listas lideradas por mujeres, ya que tanto en diciembre como ahora, la mitad de sus carteles electorales eran femeninos.

Y también ha influido en las últimas dos convocatorias la utilización de las listas 'cremallera' --en las que se alternan los dos sexos-- por las optaron el PSOE, Podemos y Unidad Popular-IU (juntos en junio y por separado en diciembre), pese a que la ley no obliga a ello.

Eso sí, esta modalidad de candidaturas sí ha garantizado a quienes las utilizan contar con más de un 40% de mujeres en sus grupos parlamentarios. En concreto, proporcionalmente el que más féminas tendrá será el de Unidos Podemos y sus confluencias (34 de 71, es decir, el 47,8%) seguido del PSOE (con un 42,3% de diputadas, que suman 36 frente a 49 hombres). No obstante, los dos registran un bajón en estos porcentajes respecto al 20D porque Podemos y sus socios sumaron entonces el 49,237% y el PSOE llegó al 44,4%.

EL PP, CON MAS MUJERES; CIUDADANOS, EL QUE MENOS

El grupo con más mujeres en sus filas será el PP, aunque con sus 54 parlamentarias (tiene 135 escaños en total) se queda en un 39,4%, rozando la barrera del 40%. Eso sí, incrementa sustancialmente la proporción en comparación con diciembre cuando las diputadas eran el 36,5% del Grupo Popular.

De los cuatro principales partidos, Ciudadanos repite con el menor porcentaje femenino, aunque también lo ha incrementado. En diciembre las diputadas naranjas eran el 20% y ahora son el 21,8% (antes eran 8 de 40 y ahora 7 de 32).

Esquerra Republicana, como hace cuatro meses, tiene 9 diputados de los que tres son mujeres (33,3%); Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) baja de tres a dos, de un total de ocho parlamentarios (25%) y el PNV ha perdido a la única diputada que tenía y sólo cuenta ya con cinco hombres.

NI UNA MUJER EN PNV, NI UPN

Tampoco hay presencia femenina en Unión del Pueblo Navarro (dos diputados), Nueva Canarias ni Foro Asturias, que tienen un escaño cada una. EH Bildu estará representada por un hombre y una mujer (50%) y Coalición Canaria por su diputada Ana Oramas.

Estas son las cuartas elecciones generales que se celebran tras la entrada en vigor, en 2007, de la Ley de Igualdad, que obliga a los partidos a que, en cada tramo de cinco puestos de sus candidaturas, ninguno de los dos sexos supere el 60 por ciento o esté por debajo del 40 por ciento, un requisito que no impide que uno de los dos sexos cope los puestos de salida.

De hecho, en las legislativas de 2008, la primera vez que fue obligatorio presentar listas paritarias, salieron elegidas 124 diputadas (el 35,4%), las mismas que en la convocatoria de 2004 cuando aún no se había aprobado la Ley de Igualdad. En las generales de cuatro años antes sólo se contabilizó una electa más: 125 (35,7%) frente a 225 electos (64,2%).

Pero, aunque la legislatura arrancó sin paridad, terminó siendo paritaria porque a lo largo de los cuatro años el relevo en los escaños propició que se incrementara la presencia femenina. Las mujeres no concurrieron en puestos de salida, pero las sucesivas sustituciones permitieron su paulatina incorporación a la Cámara.

Al final llegaron a ser 148 diputadas (el 42,2%) y lograron superar así por primera vez el 40% del hemiciclo. Los hombres se quedaron en 202 (el 57,7%).

EMPEZARON 21 EN LA CONSTITUYENTE

Además, la anterior fue legislatura (2011-2015) en la que el Congreso contó con más mujeres puesto que de las 438 personas que tuvieron acta en la Cámara Baja en esos cuatro años, 175 (el 39,9%) fueron féminas. Desde que empezó esta etapa democrática el número de mujeres se ha multiplicado por ocho, pues en la Legislatura Constituyente sólo hubo 21 diputadas (el 6% del total).

En la primera legislatura (1979-1982) subieron a 24, en la segunda (1982-1986), la primera de mayoría absoluta de Felipe González, volvieron a bajar a 23 y en la siguiente (1986-1989) llegaron a 33. El avance más grande tuvo lugar entre 1989 y 1993, cuando tuvieron escaño un total de 54 féminas, que se transformaron en 65 en la quinta legislatura, última de aquella etapa socialista.

A partir de ahí la entrada de diputadas en el Congreso fue creciendo más intensamente y entre 1996 y 2000, primera legislatura del Gobierno de José María Aznar, rozaron el centenar (fueron 98), una cifra que ya superaron en la siguiente (2000-2004), cuando hubo 132 diputadas y una de ellas, la 'popular' Luisa Fernanda Rudi se convirtió en la primera presidenta de la institución.

Después el ritmo de entrada de mujeres se ralentizó aunque seguían aumentando. En la octava legislatura, la primera de José Luis Rodríguez Zapatero, 146 escaños tuvieron nombres femeninos, en la siguiente (2008-2011) llegaron a 158 y en la que acabo en 2015 se batió el récord de 175 mujeres en el hemiciclo de la Cámara Baja a lo largo de todo el periodo.