El conflicto entre hoteleros y hosteleros de Valladolid se complica y habrá una auditoría

El presidente de los hosteleros de Valladolid, Jaime Fernández, en el centro. JUAN POSTIGO

Los hosteleros han ganado nueve de las diecisiete denuncias a hoteles por el litigio con la señalización que se originó hace ya casi dos años. Este jueves comenzará la auditoría.

La bola de nieve continúa rodando y rodando, de manera que ya va camino de hacerse gigante. El conflicto entre hosteleros y hoteleros de Valladolid sigue dando que hablar, incluso en los Juzgados, y este jueves tendrá un nuevo capítulo con la creación de una auditoría para dilucidar, por fin, quién tiene razón sobre el pago de las tan cacareadas señales de hoteles en Valladolid, esas que han conseguido poner en pie de guerra a ambas partes por ver quién paga. En realidad este miércoles ya hubo un anticipo de la que puede prepararse, con la comparecencia pública que hizo la Asociación Provincial de Hostelería.

 

“Queremos responder a las distintas declaraciones realizadas en días pasadas en diferentes medios de comunicación por Francisco de Frutos, presidente de la Asociación de Hoteles”, comenzó explicando Jaime Fernández, representante de los Hosteleros. Cabe recordar en este punto que hasta hace apenas dos años ambos formaban parte de la Asociación de Hosteleros, hasta que los hoteleros se separaron por su parte y fundaron la nueva Asociación Hotelera.

 

Y es que ahí está precisamente el conflicto. Con la marcha de los encargados de hospedaje, quedó en el aire el tema de la señalización hotelera que llevaba vigente desde 2002, es decir, quién se haría cargo. En un fondo común que existía hace dos años quedaban 6.100 euros, lo que los hoteleros dejaron con su marcha y argumentaron que eso era suficiente para pagar las costas de ese año y seguir manteniendo sus señales repartidas por Valladolid.

 

Pero no. Desde 2014 los hosteleros han intentado, dicen, solicitar el dinero acordado por las buenas, unos 200 euros por hotel, hasta que no les quedó otra opción que denunciar nada más y nada menos que a diecisiete hoteles que no desembolsaron el dinero. “Son diecisiete, no catorce”, explicó Fernández. “De Frutos había dicho ese número y no era así”.

 

De esta manera, de esos diecisiete hoteles que fueron a litigio con los hosteleros, nueve se han visto obligados a pagar por sentencia judicial, tres han tenido que retirar su señalización por no hacerse cargo del pago, y para cinco se ha indicado a los hoteles que deberían abonar cuando no hubiera dinero en el fondo, algo que no se ha dado y por tanto no han tenido que pagar. Resumiendo, de los treinta hoteles que conforman la Asociación, trece pagaron voluntariamente y nueve se han visto obligados a hacerlo.

 

MEDIACIÓN Y AUDITORÍA

 

Y es que aquí donde entra el Ayuntamiento de Valladolid. Con el cambio de Gobierno en el pasado mes de junio, el nuevo equipo encabezado por Óscar Puente intentó mediar en el conflicto entre ambas partes y ya se ha ofrecido a sacar a concurso público desde este próximo mes de agosto, de manera que todo aquel que quiera contar con señalización en Valladolid deberá pagar al Consistorio.

 

“Ojalá, ojalá sea así”, hizo ver Jaime Fernández, dando a entender que sería quitarse un lío de en medio y que fuera un ente público quien se encargaría de un tema que tiene enfrentados a hoteleros y hosteleros de la ciudad.

 

Otro nuevo paso se dará este jueves, cuando se conforme la auditoría en la que un actor neutral se encargará de echar cuentas y ver quién tiene razón en este choque. Obviamente, ambas partes tendrán su representación en la mesa para velar por sus intereses, por lo que no parece que la mencionada bola de nieve vaya a parar de rodar. “Creo que el auditor se va a volver loco, pero bueno...”, concluyó el presidente de los hosteleros en su convocatoria a los medios. Efectivamente, el tema ya se ha puesto de manicomio desde hace tiempo.

Noticias relacionadas