El Comité de Golden Line pide a Konecta que reconsidere la decisión de llevar 150 puestos de Torrelavega a Valladolid

Consideran que "para una familia es muy complicado desplazarse a Valladolid a trabajar con un sueldo de 900 euros de media".

El comité de empresa de Golden Line ha pedido a la firma Konecta, que ha asumido sus equipos materiales y humanos y se ha comprometido a subrogar los 150 trabajadores que tenía en Torrelavega, que reconsidere su decisión de llevárselos a Valladolid y que busque alternativas o soluciones que permitan mantener el centro cántabro en el que desde 2008 se desarrolla el servicio de atención al cliente para Vodafone.

 

Para el comité de Golden Line, este hecho supone "poner una pistola en la cabeza" a los trabajadores y "jugar" con ellos y sus familias "a la ruleta rusa, pero con el cargador lleno". Y es que, según explican en un comunicado, "no es viable" el traslado, sino que les abocaría "a la calle".

 

"Para una familia es muy complicado, cuando menos imposible, desplazarse a Valladolid a trabajar con un sueldo de 900 euros de media", apunta el comité, para señalar que deben afrontar gastos de destino, comida y alquiler, al tiempo que, en muchos casos, tienen que seguir pagando la hipoteca.

 

Por ello, desde el comité creen que la propuesta es una manera "oculta" de "prescindir" de 150 trabajadores acogiéndose al traslado de los mismos. "Vemos una clara intención por parte de Konecta de deshacerse de los trabajadores", apostillan.

 

"Amparados por esta facilidad de movilidad pretenden quedar bien, vendiendo la moto de que subrogan al 100 por cien" y, sin embargo, como apuntan los representantes de los trabajadores, "por detrás usan las armas de forma mezquina para, a través de la maquinaria burocrática y legislativa, darles carpetazo al 10% más o menos que les permite legalmente esta subrogación pero de manera elegante, trasladándonos".