El comercio de Valladolid cierra las rebajas de verano sin notar el aumento previsto en el consumo

De la encuesta realizada por FECOSVA, mediante consulta telefónica entre los días 22 a 29 de agosto de 2016, se desprende que los comerciantes vallisoletanos ven un leve repunte con respecto al año pasado. 

La muestra seleccionada se distribuye entre los sectores textil y calzado, y ello por ser en ellos donde se refleja con mayor claridad el comportamiento general de las ventas anuales del sector comercio, incluyendo las campañas de rebajas.

 

La valoración que hacemos es que el comportamiento de los consumidores ha sido semejante al del año pasado. “Sin que la cosa vaya a peor, lo cierto es que el consumo no repunta y sigue en una situación que nosotros no podemos considerar normal. No podemos decir que haya sido peor ni que la actividad ha ido a menos, pero estamos en un escenario en el que el consumo no repunta pese a que el empleo empieza a mejorar”.

 

Las previsiones iniciales, que hablaban de un incremento de las ventas de alrededor del 5%, se han quedado finalmente en un incremento  de las ventas respecto al año anterior, tan sólo en un  3,5 % en la mayoría de los comercios de la ciudad, confiando en que la tendencia alcista aumente de cara a la próxima temporada.

 

Nuestros asociados nos transmiten  que el comercio de proximidad y el consumidor, principalmente, no notan todavía la mejora macroeconómica de la que habla el Gobierno. Nos dicen que la incertidumbre política "no ayuda" a llevar a cabo gastos importantes, y es que  “la inestabilidad sociopolítica de los últimos meses ha sido uno de los factores que han provocado la caída de la confianza del consumidor”, nos dicen, por lo que se espera una "rápida conformación de un Gobierno estable" para resolver el actual clima de incertidumbre."Todo lo que sea falta de seguridad es malo para la economía, porque la gente ahorra pensando en lo que pueda pasar en un futuro".

 

Como es habitual, los primeros quince días de la campaña de rebajas fueron los que concentraron la mayor actividad. "Antes los primeros días eran muy buenos y luego había movimiento de gente durante toda la campaña para aprovecharse de las segundas y las terceras rebajas. Ahora las segundas rebajas llegan ya en las primeras semanas, que son las que concentran el consumo, y la actividad decae mucho en el segundo mes".

 

Además de la situación socioeconómica como una de las causas por las que no se han notado más ventas, también, mencionar una vez más, la liberación de los periodos de promociones, el sector lamenta la confusión y poca intensidad del actual modelo liberalizado, al tiempo que reclama un cambio normativo, sin olvidar la venta on-line, el comercio electrónico y las compras a través del smartphone que tienen un papel cada vez más importante para los consumidores, y la presión de las grandes firmas y franquicias con sus constantes promociones.

 

Algunos comerciantes señalan también al calor como una de las causas que ha afectado a las ventas. Julio ha sido un mes muy caluroso, lo que ha dejado a mucha gente en casa, sobre todo las primeras horas de la tarde, y agosto es siempre más flojo y así ha sido,  no ha mejorado pese a las agresivas ofertas que han realizado multitud de establecimientos vallisoletanos, llegando incluso hasta el 80% o incluso a precios fijos para atraer la atención del cliente. “Se trata de dar salida a todo el género antes de entrar de lleno en temporada”.

 

A la pregunta de ¿Cómo se han comportado las ventas durante la campaña de rebajas de verano de 2016 respecto al mismo período de 2015?, un 55% de los comerciantes del sector textil manifiestan que las ventas han aumentado, otro 37% que se han mantenido y un 8% que han descendido; en el sector calzado el 70% contesta que las ventas se mantienen respecto de 2015 y el 30% que han aumentado.

 

En cuanto al gasto medio en euros que ha realizado el consumidor durante estas rebajas de verano 2016 está en torno a 85€ por persona.

 

El 40% de los comercios de textil consultados han iniciado las rebajas de verano 2016 la última semana de junio, siendo sólo un 10% los comerciantes de calzado los que las han iniciado antes del 1 de julio. Dando término a las mismas el 31 de agosto en un 90% tanto en textil como en calzado.

 

Pero aun así, la evolución de esta campaña de rebajas respecto del año anterior es positiva, “las ventas han sido ligeramente mejores”, manifestaciones que hacen con mucha cautela los comerciantes, a expensas de lo que pueda ocurrir con el inicio de la temporada de invierno, se mantienen expectantes, “habrá que ver cómo funcionan los meses de septiembre y octubre para constatar si por fin está empezando la recuperación económica”.

 

Y como siempre, desde la FEDERACION DE COMERCIO Y SERVICIOS DE VALLADOLID siguen animando al consumidor para que se acerque a realizar sus compras al comercio de proximidad donde encontrará un gran stock de productos a los mejores precios y con la mayor calidad y atención.

Noticias relacionadas