El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valladolid entrega 3.500 euros a ASALVO

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valladolid ha hecho entrega del Premio de su Obra Social 2015, y que en esta ocasión ha recaído en la Asociación de Alumnos Voluntarios ASALVO. 

Los 3.500 euros de los que se encuentra dotado el Premio serán destinados de forma específica a una de las líneas de ayuda de la entidad “que consiste en la distribución de unas bolsa de alimentación de productos perecederos, que otras entidades no suelen donar y de los que muchas personas carecen por las dificultades económicas”, explica la presidenta de ASALVO, Mª Jesús Fournier Calderón.

 

La cercanía del proyecto, desarrollado íntegramente en nuestra ciudad, junto a la idea principal de esta entidad que es la educación en valores de los alumnos, han sido los principales motivos que han llevado al Colegio a seleccionar su propuesta como la ganadora de esta edición”, explica Juan de Dios Jódar Pereña, presidente del Cofva.

 

Y es que esta Asociación nace a partir de la idea de Mª Jesús Fournier y Nuria Recio, dos profesoras de Secundaria, de ofrecer a los alumnos de sus centros un oportunidad de poder educarse en los valores de “la solidaridad, la generosidad, la humildad, la libertad y la responsabilidad”, explica la primera de ellas, quien reconoce que la formación reglada adolece de estas enseñanzas.

 

Desde hace 4 años esta idea se ha materializado en una entidad con 140 socios, y durante este tiempo han participado en sus actividades cerca de 100 alumnos de secundaria de un total de cuatro centros de la ciudad (Escuela de Arte, IES Parquesol, IES Zorilla, Colegio Ntra. Sra. De Lourdes), “aunque ya hemos recibido interés por parte de otros dos centros”.

 

Destaca esta mujer que después de su participación “un 25% de los alumnos que ya están cursando formación universitaria sigue ligado a nosotros, lo que nos enorgullece por generar un tipo de personas comprometidas con los colectivos más necesitados”, añade Fournier.

 

La “captación” de los alumnos voluntarios se realiza en el mes de septiembre “cuando acercamos el proyecto a través de charlas a los centros y también contamos con experiencias personales de otros participantes”, y la participación se realiza a lo largo de todo el periodo escolar.

 

La actividad principal que desarrollan desde ASALVO, y por la que han resultado ganadores de la Obra Social del COFVA, es “servir cenas todas las noches de los martes, jueves y domingos a una media de 70 personas que viven en la calle, concretamente en la zona del Puente del Arco de Ladrillo”, explica Mª Jesús Fournier.

 

Pero además de la aportación alimentaria o de productos de higiene que puedan demandar aquellas personas o familias con escasos recursos, la entidad resuelve cuestiones relacionadas con la salud, “como subvencionar sesiones de podología, compra de gafas graduadas, trabajos de odontología, pero siempre acciones que no se resuelvan por la vía del sistema sanitario público”.

 

La financiación de la entidad es uno de los trabajos más costosos por los que pasan estos voluntarios, “por lo que el momento en el que recibí la carta certificada del Colegio de Farmacéuticos, que me pilló dando una clase, fue increíble. No podía ni creérmelo”, asegura esta profesora vallisoletana. El resto de recursos económicos los obtienen directamente de las cuotas de sus 140 socios “o a través de mercados solidarios, conciertos o desayunos que organizamos en los Institutos”.