Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

El Colegio de Dentistas lanza una campaña en Valladolid alertando de malas prácticas en el sector

Presentación de la campaña del Colegio oficial de Dentisitas (CODE).

El Colegio ha lanzado una campaña ante los casos de malas prácticas detectadas en empresas del sector en las que el propietario no es un dentista colegiado El 80% de las quejas están asociadas a prácticas comerciales agresivas en las que según ha detectado el Colegio se están pasando por alto garantías para el paciente.

El Colegio de Odontólogos de la VIII Región (CODE), que representa a profesionales de las provincias de Valladolid, Palencia, Soria, Burgos y Zamora, ha presentado hoy una campaña ante los casos de malas prácticas detectadas en el sector. Bajo el lema “Con la salud dental no se juega. Mejor no piques”, buscará difundir en la opinión pública la importancia de promover una buena calidad asistencial en beneficio de los pacientes y evitar las malas prácticas detectadas en el sector.

 

Mediante esta campaña el CODE busca advertir de la agresividad comercial que está adquiriendo la actividad de empresas que operan en el sector, en las que el propietario no es un dentista colegiado. Estas ofertan precios excesivamente bajos, que hacen dudar de los materiales utilizados y de las garantías para la salud del paciente. Según ha alertado el Colegio, los diagnósticos en estos centros no los están realizando en muchas ocasiones dentistas cualificados sino comerciales, de manera que no se están desarrollando los tratamientos adecuados.

 

Como ha señalado Agustín Moreda, presidente del Colegio, “esta es una campaña de concienciación social que busca trasladar la importancia de contar con clínicas dentales y profesionales cualificados para los tratamientos. Lo más importante es la defensa de la salud pública y la concienciación de los ciudadanos en cuanto a su salud bucodental”.

 

Desde el Colegio se ha detectado que en el último año el 80% de las quejas de pacientes han estado dirigidas a empresas del sector en las que el propietario no es Odontólogo. Estas quejas, como ha informado el organismo, están asociadas a prácticas comerciales agresivas en las que se están pasando por alto garantías para el paciente, se están realizando tratamientos inadecuados que se alargan en el tiempo, y no se está utilizando el instrumental y medios adecuados. Según ha apuntado Dr. Moreda, “cuando se pide una segunda opinión, la mayoría de los pacientes conoce que se les ha sometido a sobretratamiento para engordar la factura”.

 

Como ha explicado José Manuel Cuadrillero, director gerente del CODE, en estos centros es muchas veces un comercial el que está realizando el diagnóstico, de manera que se están realizando tratamientos inadecuados que son costosos y poco eficaces. Así, por ejemplo, ha apuntado que en estos centros es una práctica habitual colocar más implantes de los necesarios en pacientes a los que no sería aconsejable este sistema; que los tratamientos de ortodoncia en adolescentes son excesivamente largos y poco eficaces; o que en los tratamientos protésicos, cuando no se ajusta la prótesis, en vez de devolverla al laboratorio para que la vuelva a confeccionar, se recurre en ocasiones a un tallado excesivo de los dientes.

 

El Dr. Moreda ha señalado también la falta de garantías para el paciente y de personal cualificado que ha detectado el Colegio en estas empresas. Como ha explicado, la atención del paciente en primer término la está realizando personal comercial no cualificado que está realizando diagnósticos no adecuados y más costosos de lo necesario. “Se están ofreciendo garantías de por vida que no se pueden materializar”.